Este 8 de julio las condiciones laborales de casi dos millones de trabajadores españoles podrían verse sensiblemente empeoradas. Y es que este día se da fin a la llamada ultraactividad de los convenios colectivos. Esta regulación hasta ahora permitía que, cuando un convenio caducaba, seguía vigente hasta la firma del siguiente, lo que garantizaba unas condiciones a los trabajadores aunque el acuerdo con la empresa no se alcanzara.

Sin embargo, en la pasada reforma laboral se aprobó que dicha ultraactividad se acabara (una de las peticiones tradicionales de la patronal). Esa fecha ha llegado. Todos los convenios pendientes de renovar dejan en teoría de aplicarse, lo que deja abiertas dos posibilidades, al margen de los acuerdos concretos que puedan alcanzarse en cada empresa. En el caso de los trabajadores protegidos por un convenios de empresa, éstos pasarían a estar cubiertos por uno sectorial (si lo hubiera). En el caso de los convenios sectoriales, estos darán paso al Estatuto de los Trabajadores, la normativa laboral mínima en España.

En riesgo están todos aquellos complementos y derechos extraordinarios conseguidos durante años de negociación entre sindicatos y patronal. Y es que los convenios sectoriales son un mínimo del sector y suelen contemplar unas condiciones menos ventajosas para los trabajadores que los convenios de empresa. Lo mismo ocurre con el Estatuto de los Trabajadores con respecto a los convenios sectoriales.

La mayoría, convenios de empresa

Hay 1.324 convenios pendientes, de los que 1.098 son de empresa y 226 de sectores dispares como la peluquería y el tratamiento de agua A pesar de que en mayo sindicatos y patronales alcanzaron un preacuerdo para impedir que miles de convenios colectivos "decayesen", los representantes de los trabajadores dan por hecho ahora que cientos de convenios quedarán sin efecto, por lo que han reclamado al Ejecutivo que se replantee este límite.

¿Cuántos convenios corren el riesgo de decaer? Según datos de CC OO y UGT, hay 1.324 convenios colectivos pendientes, de los que 1.098 son de empresa y 226 de sectores "dispares" como la peluquería, la estética, los helados, las oficinas de farmacia o el tratamiento de aguas. En total, el fin de la ultraactividad corre el riesgo de dejar a 1,9 millones de trabajadores sin las condiciones laborales que mantenían hasta ahora.

Por tipo de empresa, en el sector privado es donde se concentran la inmensa mayoría de los convenios pendientes (953) y los trabajadores afectados (1,7 millones), mientras que en el sector público los convenios afectados son 371 y los trabajadores públicos no llegan a los 150.000, según datos sindicales.

Hasta principios del mes de abril, según fuentes sindicales, no ha existido predisposición empresarial a negociar y buscar una solución al fin de la ultraactividad, aunque a partir del acuerdo firmado el pasado 23 de mayo "ha habido un avance importante en la negociación. A pesar de los avances, los resultados a día de hoy muestran que prácticamente la mitad de los trabajadores afectados están en una situación de incertidumbre y de inseguridad en sus condiciones de trabajo", explica Toni Ferrer, secretario de Acción Sindical de UGT.

Denunciados 1.682 convenios

En España hay actualmente 1.682 convenios colectivos denunciados ante las autoridades, y afectan a unos 3,5 millones de trabajadores. Desde la aprobación de la reforma laboral, sin embargo, se han firmado 277 convenios (incluyendo preacuerdos y prórrogas), que han beneficiado a 1,6 millones de trabajadores.

Comisiones Obreras ha denunciado además que en empresas con "baja o nula implantación sindical" se están llevando a efecto ya "descuelgues" de convenios sin las suficientes garantías en el procedimiento y excediendo los límites legales que permitían a las empresas con problemas recurrir a esta práctica. Por ello, han reclamado al Ministerio de Empleo que recabe datos al respecto en su balance sobre la reforma laboral.