El nuevo presidente interino de Egipto, Adli Mansur, ha jurado este jueves su cargo ante la asamblea general del Tribunal Constitucional Supremo, la instancia judicial que él mismo presidía. El juramento tiene lugar después de que el Ejército derribara con un golpe de Estado el gobierno que ganó las elecciones de hace un año y suspendiera la Constitución provisionalmente.

Mansur ha agradecido el papel de las fuerzas armadas en el proceso de transición que comienza.Mansur ha sido el hombre elegido por el Ejército egipcio para sustituir de forma interina a Mohamed Morsi hasta que se elija un nuevo mandatario.

"Juro por Dios todopoderoso defender el sistema republicano y respetar la Constitución y la ley, atender al pueblo y proteger la independencia nacional y la integridad territorial", dijo Mansur al asumir como presidente interino.

El nuevo jefe de Estado ha declarado que asume el poder "con gran honor durante un periodo interino" hasta la celebración de las elecciones presidenciales "en un futuro próximo", que él mismo deberá convocar y supervisar.

"La revolución del 30 de junio ha corregido la revolución del 25 de enero de 2011", ha afirmado Mansur, quien ha añadido que en esa fecha, cuando millones de manifestantes salieron a las calles para pedir la renuncia de Mursi, se produjo "la reunificación del pueblo egipcio sin divisiones".

El mandatario ha subrayado que no se debe venerar al gobernante ni al tirano, por lo que llamó a los egipcios a seguir alerta. Mansur ha recibido la mayor ovación de los asistentes al acto cuando agradeció el papel en la crisis de las Fuerzas Armadas, "que son la conciencia de esta nación y la fortaleza para protegerla".

El depuesto Mursi continúa en paradero desconocido de forma oficial, aunque una fuente de los Hermanos Musulmanes ha asegurado que ha sido separado de su equipo presidencial y trasladado al Ministerio de Defensa, donde está retenido.

Tres días presidiendo el Constitucional

Solo llevaba desde el miércoles como presidente del  ConstitucionalMansur llevaba solo desde el miércoles como presidente del Constitucional, ya que asumió su puesto el 1 de julio en sustitución de Maher el Beheiri, que se jubiló el día anterior.

Durante el periodo de transición que se abre en Egipto, el nuevo gobernante deberá convocar y supervisar las próximas elecciones presidenciales, de acuerdo al plan trazado por el Ejército con el respaldo de diferentes fuerzas políticas.

Además, Mansur tendrá todo el poder para hacer declaraciones constitucionales y para designar a un jefe de Gobierno con prerrogativas, una nueva tarea que le ha sido encomendada en la crítica situación política que atraviesa el país.