Dos personas que trabajaron para el Instituto Nóos le escribieron la tesina a Iñaki Urdangarin para que finalizara sus estudios en Esade y pudiera obtener el título, según un escrito y dos correos electrónicos aportados por el exsocio del duque de Palma, Diego Torres, al juez del caso Nóos.

Torres ha registrado un escrito en el juzgado de Instrucción de Palma donde se investiga el caso Nóos, en el que rebate el testimonio dado por uno de los testigos que ha prestado declaración en cuatro ocasiones y a quien acusa de sufrir "una inusitada desmemoria" en relación a los muchos trabajos que realizó para la trama empresarial que se investiga por el presunto desvío de fondos públicos.

Sorribas explica a un trabajador que faltan tres colaboraciones para un libro En uno de los correos, de mayo de 2005, el apoderado de Iñaki Urdangarin, Mario Sorribas, convoca a uno de los trabajadores a una reunión para hablar de la tesina del duque de Palma, a la que también asistirá el entonces secretario de Nóos, Pedro Parada.

En otro correo electrónico, este trabajador se queja ante Sorribas del mucho trabajo que tiene por los encargos de Nóos que está asumiendo, entre los que menciona "la tesina de Iñaki".

Otro de los correos aportados por Torres es una petición de Urdangarin a Sorribas para que consiga ayuda para que alguien le ayude a redactar un escrito de una página para un libro de homenaje a un conocido suyo y de la infanta Cristina, el entonces ministro José María Michavila.

En otro correo, Sorribas explica a un trabajador que faltan tres colaboraciones para el libro de homenaje al Instituto Nóos, una de ellas del entonces alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón.

Explica que para reclamarla hay que contactar con su jefe de protocolo y recordarle que fue solicitada unos meses antes para el Nóos en una llamada "de parte del señor Carlos García Revenga, de la Casa Real", secretario de la infantas y por entonces también del instituto.

Ante esa referencia a una llamada de parte del secretario de las infantas, el abogado de Torres se pregunta en su escrito cómo podía su defendido pensar que ocurría algo anómalo en Nóos o que no existía control sobre sus actividades. La defensa de Torres explica en su escrito que aporta en este momento de la instrucción esta información al Juzgado porque es ahora cuando la ha podido recabar.