El presidente del Consejo General del Poder Judicial, Gonzalo Moliner.
El presidente del Consejo General del Poder Judicial, Gonzalo Moliner. EFE

El Senado ha dado luz verde a la ley que suspende el proceso de renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que ya ha puesto en marcha su presidente Gonzalo Moliner, entre las críticas de la oposición que ha considerado un "escándalo" esta norma al tildarla de "chapucera y extravagante". De este modo deja vía libre al sistema de elección de vocales proyectado por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón.

En poco tiempo esa manera de elegir vocales será ineficaz

La Cámara Alta ha tumbado las cinco propuestas de veto impulsadas por senadores de IU, ERC, la Entesa Pel Progrés de Catalunya y el PSOE, que han descrito este proyecto de ley como "extravagante", "escandaloso", "chapucero" y "excepcional".

La mayoría absoluta del PP ha servido para que, por 146 votos a favor y 77 en contra, saliera adelante en lectura única la norma que suspende el artículo 112 y, parcialmente, el 114 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ).

Espera a la ley del 24 de septiembre

El grupo popular ha justificado la adopción de la norma por la necesidad de someter la renovación del CGPJ a la ley que estará vigente el 24 de septiembre, fecha en la que se renueva el Consejo, y no con una ley de seis meses antes, en alusión a la reforma de la Ley Orgánica del CGPJ que modifica el sistema de elección de los vocales y que está en fase de tramitación en el Congreso.

La norma ha sido tramitada en lectura única y por el procedimiento de urgencia, lo que ha generado críticas de todos los grupos parlamentarios de la oposición, cuyas propuestas de veto presentadas al proyecto no han prosperado. En esta línea, los portavoces de los grupos han coincidido en rechazar el proyecto de ley al señalar que se trata de un atentado a la separación de poderes del Estado, que modifica las reglas del juego de un procedimiento ya iniciado.