"Filoetarras", golpistas, radicales: el léxico del PP sobre las protestas ciudadanas

  • En las últimas horas, la delegada del Gobierno el Madrid o el secretario general PP vasco, Iñaki Oyarzabal, han comparado a la PAH con ETA y Batasuna.
  • No es la primera vez: el pasado mes de octubre, el portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, hizo lo mismo con la CEAPA (los padres de alumnos).
  • Dolores De Cospedal y Salvador Victoria, portavoz del Gobierno de Madrid, compararon las acciones del 25-S y el 23-F con el golpe de Estado de Tejero.
Imagen de archivo de una manifestación convocada por la PAH para reivindicar el derecho a la vivienda en el centro de Bilbao.
Imagen de archivo de una manifestación convocada por la PAH para reivindicar el derecho a la vivienda en el centro de Bilbao.
Miguel Toña / EFE

"Filoetarras", golpistas, radicales, etc. Las acciones de protesta llevadas a cabo en los últimos meses por varios colectivos ciudadanos, entre ellos los estudiantes, los padres de alumnos, el 25-S o la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), han recibido por parte de miembros del partido en el Gobierno, el Partido Popular, todo tipo de calificativos que les adjudican incluso, en algunos casos, acciones violentas.

Los últimos en recibir un reproche en público —y denuncias en los juzgados por acoso— han sido los participantes en los escraches, los señalamientos de políticos en la calle, en sus lugares de trabajo y hasta en sus viviendas como forma de crítica contra la política que regula los desahucios.

No solo la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha puesto sobre la mesa supuestas conexiones con Batasuna y la banda terrorista ETA; durante los últimos días han abundado en esta idea el secretario general PP vasco, Iñaki Oyarzabal -"No logró amedrentarnos el acoso batasuno y no lo hará el #escrache"-, y el portavoz adjunto del PP en el Congreso, Rafael Hernando, -"La PAH coquetea con organizaciones próximas al terrorismo"-.

"Protestan ante las viviendas de los diputados del PP de manera clavadita a como lo hacían los del mundo de ETA", ha añadido el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, aunque ha ido más allá asegurando que el escrache le parece "una actitud nazi, como actuaban contra los judíos, señalándolos en la puerta".

El apoyo reciente de Stop Desahucios Bizkaia, que no forma parte de la PAH, a una manifestación por el acercamiento de presos ha servido para alimentar el discurso. María Dolores de Cospedal, secretaria General del PP, ha hablado de "violencia". Pero son el único partido que ha relacionado ambas cosas: Rosa Díez, de UPyD, ha recordado que hace años en Euskadi para no hablar de terrorismo callejero, se utilizaba la expresión 'kale borroka'.

La CEAPA y el 25-S

No es la primera vez que ETA o Batasuna afloran en relación a las protestas o acciones ciudadanas contra el Gobierno. El pasado mes de octubre, el portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, dijo sobre la huelga convocada por la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres (CEAPA) que, cuando él era estudiante, quien convocaba las huelgas era Batasuna.

El ministro de Educación, José Ignacio Wert, dijo, por su parte, que los paros del Sindicato de Estudiantes estaban inspirados "en supuestos de la extrema izquierda radical y antisistema". Si nos remontamos al año 2003, el entonces líder del PP vasco, Jaime Mayor Oreja, comparó a la Plataforma Nunca Máis, que organizó protestas por el desastre del Prestige, con Batasuna. "En el País Vasco estamos padeciendo las consecuencias de grupos como Nunca Máis", dijo.

El término golpista también ha estado muy presente en las críticas de miembros del PP a algunas manifestaciones. El pasado mes de septiembre, De Cospedal comparó la movilización de la Coordinadora 25-S en Madrid, cuyo objetivo era "rodear" el Congreso de los Diputados —y así lo ha confirmado hace pocos días la Audiencia Provincial de Madrid—, con un golpe de Estado.

"La última vez que yo recuerdo que se rodeaba y se tomaba el Congreso fue con ocasión del intento de golpe de Estado", dijo. "(Tejero) Quería taparnos la boca a todos los españoles que habíamos elegido libremente a nuestros representantes y nuestro modelo". "Ocuparon la casa que es de todos, donde se residencia la soberanía nacional e intentaron dar un golpe de Estado", insistió.

La continuación de este discurso tuvo lugar, precisamente, el pasado 23 de febrero, cuando el portavoz del Gobierno de Madrid, Salvador Victoria, aseguró que las manifestaciones convocadas por la 'Marea Ciudadana' "contra 'el golpe de estado de los mercados" estaban "manipuladas" por grupos "de izquierda, anarquistas y antisistema", que no tenían apoyo de nadie y "dañan la imagen de España" tratando de imponer "una auténtica dictadura".

Victoria se explayó en su cuenta de Twitter: "La marea antisistema y antidemocrática de esta tarde es un tsunami contra las libertades y la democracia parlamentaria. No nos engañan", publicó, añadiendo que ""necesitamos democracia, no que hoy, como hace 32 años, los enemigos de las libertades tomen el Congreso y las calles". Después, negó haber comparado a los manifestantes con golpistas del 23-F.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento