El agresor, de 37 años, está cumpliendo una condena de 20 años por dos violaciones. Se hizo pasar por inspector de la Generalitat y ginecólogo, asegurando a su víctima que si le dejaba hacerle una exploración genital agilizaría los trámites de concesión de un nuevo piso.