Benedicto XVI se trasladará a la residencia de Castel Gandolfo cuando comience la Sede Vacante y una vez que se haya elegido nuevo papa se retirará a un monasterio de clausura dentro del Vaticano, anunció hoy el portavoz de la sala de prensa del Vaticano, Federico Lombardi.

La Sede Vacante, es decir el tiempo que transcurre desde que un papa fallece, o renuncia, como ha anunciado Benedicto XVI, hasta que se elige al sucesor, comenzará el 28 de febrero de 2013 a las ocho de la tarde de Roma (19.00 GMT), según anunció el propio pontífice en su carta de renuncia.

En ese momento, Benedicto XVI se trasladará a la residencia de verano de los papas en Castel Gandolfo, a unos 20 de kilómetros al sur de Roma, situada a orillas del lago Albano.

Durante el tiempo de Sede Vacante se realizarán obras de acondicionamiento del apartamento papal.

Una vez que el cónclave haya elegido nuevo Pontífice, Benedicto XVI tiene previsto pasar el resto de sus días en un monasterio de monjas de clausura dentro del Vaticano.

Joseph Ratzinger no participará en el cónclave que elegirá al nuevo papa, según ha explicado el portavoz Lombardi.