La iniciativa legislativa popular (ILP) para implantar la dación en pago retroactiva y paralizar las ejecuciones hipotecarias ha recibido el apoyo para ser debatida en el Congreso de todos los grupos parlamentarios incluido el PP, que en el último momento ha cambiado el sentido de su voto. Todo indicaba que la toma en consideración de la ILP, promovida por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), sindicatos, organizaciones vecinales y ONG, iba a ser rechazada ya que el PP había avanzado su posición contraria hace días y la había reiterado esta misma mañana.

Sin embargo, por la tarde, durante el debate en el Pleno, el portavoz del grupo popular, Alfonso Alonso, anunciaba un cambio en su voto tras constatar con el presidente de Congreso, Jesús Posada, y los servicios jurídicos de la Cámara, que era posible agilizar los plazos parlamentarios para dar cabida a las demandas de la ILP.

Según ha explicado Alonso, Posada ha planteado una alternativa que ha "disipado" las dudas que albergaba su grupo sobre el procedimiento, por lo que entienden que se dan las circunstancias para que quienes han trabajado en la ILP "vean reconocido su esfuerzo" con su voto favorable.

Giro de 180 grados

Fuentes internas del partido consultadas por 20 minutos aseguraron, sin embargo, que tanto el ministro de Economía, Luis de Guindos, como el de Hacienda, Cristóbal Montoro, se oponían a la iniciativa. El primero apuntaba al impacto negativo que podría tener en la prima de riesgo, y a que no se debería ceder a iniciativas que vinieran de fuera del grupo parlamentario (con mayoría en la Cámara). Sin embargo, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, no presente en las negociaciones, dio su conformidad.

La decisión supone un giro de 180 grados y desde el PP han negado que tenga relación con el suicidio de un matrimonio de jubilados La decisión supone un giro de 180 grados y desde el PP han negado que tenga relación con el suicidio de un matrimonio de jubilados que se ha quitado la vida en su vivienda de Cas Català (Mallorca), después de recibir el aviso de que iban a ser desahuciados del domicilio por impago, que se ha conocido a primera hora de la tarde.

Al conocerse el cambio en el voto del grupo popular, los centenares de personas que estaban concentradas en la puerta del Congreso para demandar la admisión de la ILP, han acogido con júbilo la noticia al grito de "Si se puede" y "La lucha es el camino".

Dentro del hemiciclo, los miembros de las asociaciones que han promovido la iniciativa popular que seguían el debate desde la tribuna de invitados han estallado también en gritos de "Sí se puede" e insultos como "sinvergüenzas" o "ladrones" tras la intervención del diputado del PP que defendía la posición de su grupo.

El presidente de la Cámara ha ordenado entonces su desalojo, diciendo "¡Procedan a la expulsión, coño!",  una expresión quen ha sido captada por las imágenes.

Varios de ellos han sido retenidos y la policía les ha tomado los datos y uno de ellos ha sido detenido. El asunto de los desahucios ha sido protagonista en el Congreso desde el comienzo del día. Por la mañana, los promotores de la ILP denunciaban públicamente la "falta de democracia" que suponía rechazar la tramitación de una iniciativa que cuenta con el respaldo de 1.402.854 firmas, casi el triple de las necesarias, y se han reunido con el PP y el PSOE para reiterarles sus demandas.

En el ambiente flotaba también que el Pleno debatía otra iniciativa legislativa popular para declarar los toros Bien de Interés Cultural, que sí era apoyada por el PP, algo que los defensores de la ILP antidesahucios consideraban un agravio comparativo.

Qué propone esta ILP

La Iniciativa Legislativa Popular está promovida por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, CC OO, UGT, la Confederación de Asociaciones de Vecinos de Cataluña, el Observatorio DESC y la Mesa del Tercer Sector Social de Cataluña. Su ILP propugna que la entrega de la vivienda —solo en caso de que sea residencia habitual— a la entidad bancaria sea suficiente para saldar la hipoteca cuando el propietario no pueda pagar por motivos ajenos a su voluntad.

Asimismo, pide la paralización de los desahucios forzosos y que las personas afectadas tengan derecho a seguir residiendo en su casa por un periodo de cinco años, pagando como máximo el 30% de sus ingresos mensuales. La iniciativa solicita también que la dación en pago tenga efectos retroactivos, de forma que se condone la deuda a las miles de familias que ya se han visto obligadas a entregar su piso a los bancos por impago de sus hipotecas.

En total, el casi millón y medio de firmas a favor de la dación en pago ha llegado desde todas las comunidades autónomas. En Cataluña es donde más firmas se han conseguido, con 393.135, seguida por Madrid (246.932), Comunidad Valenciana (180.541), Andalucía (160.929), País Vasco (73.786), Murcia (48.268), Castilla y León (47.234), Asturias (41.254), Aragón (35.140), Galicia (30.283), Castilla-La Mancha (26.739), Canarias (25.034), Islas Baleares (24.220), Navarra (21.159), La Rioja (19.099), Extremadura (17.032), Cantabria (10.304) y Ceuta y Melilla (884). 882 rúbricas más han llegando 'on line'.

El PSOE celebra la decisión

La portavoz del PSOE en materia de Vivienda en el Congreso, Leire Iglesias, ve "muy positiva" la "rectificación" del PP. En una nota de prensa, Iglesias ha explicado que este cambio de postura es la "demostración de que entre todos se pueden intentar cambiar las cosas", y ha felicitado a los ciudadanos que han impulsado la ILP y que la han firmado, porque son quienes han "procurado que esto sea posible".

Es la demostración de que entre todos se pueden intentar cambiar las cosasFinalmente, la diputada ha exigido al PP que trabaje con el resto de grupos para conseguir que las tres medidas que se recogen en la ILP —dación en pago retroactiva, paralización de las ejecuciones hipotecarias y parque de vivienda en alquiler social— "se conviertan en proyecto de ley y no sólo en el nombre, pues los nombres no reconocen derechos".

Para ello, las enmiendas deben tramitarse "con la mayor celeridad" para que puedan acumularse con las del proyecto de ley Antidesahucios, actualmente en tramitación. "No nos quedemos aquí", ha instado.