La antigua cúpula de BFA-Bankia pagó 4,6 millones a JP Morgan por gestionar su salida a Bolsa

  • Al banco norteamericano se le encomendó parte de la coordinación, dirección y estabilización de la oferta pública de acciones.
  • JP Morgan fue el encargado, junto a otras 13 entidades, de colocar las acciones de Bankia entre los "inversores cualificados".
  • La entidad ha enviado esta información a la Audiencia Nacional a petición del juez Fernando Andreu, que instruye el juicio por el caso Bankia.
La sede de Bankia, en Madrid.
La sede de Bankia, en Madrid.
Jorge París

La antigua cúpula de BFA-Bankia pagó una remuneración de más de 4,6 millones de euros al banco norteamericano JP Morgan por gestionar su salida a Bolsa entre julio y agosto de 2011. Entre las funciones por las que facturó el banco afincado en Nueva York estaban la de coordinación y dirección de la oferta pública global de acciones. También actuó "como agente de estabilización" para evitar que los precios de las acciones sufrieran variaciones significativas.

Tal como explica la carta remitida por JP Morgan a la Audiencia Nacional, a petición del juez Fernando Andreu —quien instruye el juicio a Bankia y la antigua cúpula, liderada por Rodrigo Rato—, y a la que ha tenido acceso 20minutos, la remuneración de la entidad estadounidense fue percibida a través de la filial JP Morgan Securities, con domicilio en Londres. También participaron en la coordinación del proceso Deutsche Bank, Merrill Lynch, UBS, BNP Paribas, Barclays y la propia Bankia.

¿Por qué tantos bancos extranjeros involucrados en esta salida a Bolsa? Tras la fusión de las siete cajas que dieron lugar a la matriz, el Banco Financiero y de Ahorros (Caja Madrid, Bancaja, Caja Segovia, Laietana, Rioja, Canarias y Ávila) y la posterior creación de Bankia, los sucesivos decretos promulgados por el Gobierno para reestructurar el sistema financiero dieron como resultado a una entidad que no cumplía los requisitos mínimos de capital. Para captarlo, el consejo de administración decidió que la entidad saliera a Bolsa, a pesar del rechazo explícito mostrado por los grandes inversores internacionales y conocido por los responsables de BFA-Bankia en una reunión de junio de 2011.

Una salida a Bolsa que acabó mal

Pese a que ya en la Oferta Pública de Salida (OPS) los exconsejeros de la cúpula de BFA-Bankia habían aceptado una rebaja significativa en el precio de las acciones (pasó de 5,05 euros por acción a 3,75), la labor de JP Morgan durante los treinta días a partir de la salida a Bolsa fue la de estabilizar los precios. "Se llevó a cabo de acuerdo con todas las leyes y normativas aplicables, incluida la Directiva contra el Abuso del Mercado", sostiene el banco estadounidense en su carta al juez Andreu.

En el periodo "estabilizado" por JP Morgan, las acciones mantuvieron, con décimas de variación, un precio en el entorno de los 3,7 euros por acción. Apenas seis meses después, y ya en cotización libre, las acciones ya habían bajado un 16%. Y un año después, cada acción de Bankia valía 0,6 euros: una caída del 84% en el precio inicial. Hoy, con la entidad rescatada y nacionalizada, los 400.000 inversores de la entidad se enfrentan a pérdidas de entorno al 90%.

Junto a la acusación popular liderada por UPyD y el movimiento 15-M, grupos de accionistas y exempleados se han personado en el juicio como acusación particular. En julio de 2011 todos los miembros del consejo de administración de BFA-Bankia se felicitaron por exitosa la salida a Bolsa; el propio presidente, Rodrigo Rato, dejó constancia en las actas de la entidad, a las que ha tenido acceso este diario, que "los objetivos conseguidos son destacables". Hoy afrontan un juicio en el que se les ha imputado por un presunto delito societario cometido durante la salida a Bolsa del banco.

Este martes 12 de febrero comienza una nueva fase del juicio por el caso Bankia, con las comparecencias de nueve testigos, entre los que se incluyen el ministro de Economía, Luis de Guindos (el 18 de febrero); el actual presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri; el gobernador del Banco de España, Luis María Linde y su predecesor en el puesto, Miguel Ángel Fernández Ordóñez. Además, comparecerán ante el juez los entonces responsables de la CNMV (Julio Segura), del auditor Deloitte (Francisco Celma) y el banco asesor Lazard (Jaime Castellanos).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento