Empleo en Alemania
Una persona entrando en una Agencia de Empleo en Rostock, Alemania. Bernd Wuestneck  / EFE

El mercado laboral alemán es actualmente uno de los más abiertos entre los de los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), lo que se traduce en escasas barreras de entrada para los trabajadores altamente cualificados, aunque el sistema de inmigración resulta significativamente más complejo para atraer niveles intermedios de cualificación.

"Mientras que el sistema de inmigración alemán es generoso con los demandantes con titulación universitaria, para aquellos que no cuentan con titulación resulta mucho más difícil", señala la OCDE en un informe donde advierte de que "precisamente es en este nivel donde la escasez de trabajadores es relativamente aguda".

Las empresas alemanas esperan en el futuro una mayor falta de trabajadores con cualificación intermedia De hecho, las pequeñas y medianas empresas alemanas esperan en el futuro una mayor falta de trabajadores con cualificación intermedia que de personal altamente cualificado, advierte la institución.

"La prosperidad de Alemania depende de una forma considerable de que consiga conservar su competitividad a pesar del envejecimiento de su población", indicó el vicesecretario general de la OCDE, Yves Leterme, quien advirtió de que esto será cada vez más difícil si el país no cuenta con una estrategia migratoria apropiada.

A este respecto, el informe de la OCDE destaca el bajo volumen de entrada a Alemania de inmigrantes procedentes de países ajenos a la UE o la EFTA, que apenas suponen el 0,02% de la población del país, una ratio entre cinco y diez veces inferior a la de países como Reino Unido, Australia, Canadá o Dinamarca.

El idioma como barrera

Por otro lado, la OCDE señala que otro elemento a tener en cuenta entre los principales obstáculos para acceder al mercado laboral germano es la dificultad de aprender alemán, uno de los requisitos mejor valorados por los empresarios de Alemania a la hora de contratar trabajadores inmigrantes.

"El sistema de inmigración en su forma actual no tiene suficientemente en cuenta la importancia del alemán en el mercado laboral", añadió Leterme, quien abogó por promover la enseñanza de la lengua de Goethe y Schiller en aquellos países potenciales emisores de trabajadores hacia Alemania.

El sistema de inmigración de hoy no tiene suficientemente en cuenta la importancia del alemán en el mercado laboral La OCDE advierte también de que los recursos del Instituto Goethe, la principal red de centros de enseñanza del idioma alemán, han sido llevados al límite y en varios países no hay plazas suficientes para cubrir la demanda, al mismo tiempo que la escasez de profesores de alemán limita las posibilidades de expansión de la lengua germana.

Asimismo, el informe defiende la oportunidad de que, ante la evidente falta de trabajadores en algunas posiciones, los poderes públicos inviertan en ayudar a las empresas en la selección e integración de empleados en sus plantillas con la implantación de cursos de idiomas orientados a puestos de trabajo específicos.

En España, el inglés continúa siendo la primera lengua de estudio, aunque el alemán ha subido un 103% en estos dos últimos años. Éste es uno de los principales datos que se desprenden del estudio realizado por ESL Idiomas en el Extranjero sobre las tendencias de los españoles a la hora de elegir un idioma y dónde estudiarlo durante 2011-2012.

Esta fortaleza del mercado laboral alemán, unida a la crisis que atraviesan países como España, ha impulsado la creciente llegada de españoles en busca de oportunidades laborales en Alemania, donde los datos oficiales revelan que un total de 50.084 españoles trabajaban en el pasado mes de noviembre, un 1,3% más que en octubre y un 16,3% más que un año antes.