Lleno en el Madrid Arena
Foto cedida por el tuitero @Barjau8 del interior de una de las salas del Madrid Arena, donde se ha registrado una avalancha que ha causado la muerte de cuatro jóvenes por aplastamiento. "En una de las avalanchas del Madrid Arena nos tuvimos que ir", dice Álvaro en su Twitter. @Barjau8

El recuento de las entradas de la fiesta del Madrid Arena en la que murieron cuatro jóvenes ha establecido en 16.791 los tiques vendidos por Diviertt, la organizadora, con lo que se supera el aforo permitido para el evento, establecido en 10.650 personas, por lo que hubo 6.141 asistentes más de los autorizados.

Según han informado fuentes jurídicas, en el primer recuento, efectuado el pasado viernes, se abrieron cuatro de las ocho cajas con entradas que encontró la Policía en las que se contaron 9.257 boletos.

La Policía transmitió al juez que dentro del Madrid Arena podría haber unas 23.000 personasEste miércoles se procedió a la apertura del resto y se han contabilizado 16.791, según las mismas fuentes. Miguel Ángel Flores, dueño de Diviertt y promotor de la fiesta de Halloween en la que ocurrió el suceso, aseguró que se habían vendido 9.650 entradas. El pabellón Madrid Arena cuenta con un aforo máximo total de 12.000 personas, aunque el autorizado para la noche del 1 de noviembre fue menor por motivos de seguridad.

El recuento permite a los investigadores del Grupo V de homicidios contar con una cifra cierta. Sin embargo, los agentes creen que una gran cantidad de jóvenes accedió al recinto sin tener pase. El oganizador también cree que pudo colarse gente. La primera cifra que la Policía estimó y que transmitió verbalmente al juez del caso es de 23.000 personas, lo que elevaría al doble el aforo autorizado.

Polémica por la custodia

El recuento comenzó pasadas las diez de la mañana y concluyó pasadas las 14.00 horas. Este se realizó en la Jefatura Superior de Policía de Madrid en presencia del juez encargado del caso, Eduardo López Palop, la fiscal y las partes personadas.

En un primer momento, el organizador aseguró al juez del caso que no sabía dónde habían ido a parar las cajas con las entradas. La Policía las encontró en unas dependencias del conocido como Pabellón Satélite del Madrid Arena. A continuación, Miguel Flores denunció que la cadena de custodia se había roto y que no estaba garantizado que la Policía no hubiese manipulado las cajas. Tanto la Fiscalía como la Jefatura Superior de Policía lo han negado.

Consulta aquí más noticias de Madrid.