Botella cierra dos pabellones por problemas de seguridad pero deja abierto el Madrid Arena

  • El Palacio de Cristal de la Casa de Campo y el Palacio de Congresos del Campo de las Naciones no acogerán eventos hasta que se subsanen las deficiencias.
  • No cumplen la normativa de seguridad vigente en cuanto a accesos, evacuación, extinción de incendios. El Madrid Arena, tampoco.
  • La alcaldesa asegura que no va a dimitir ni a echar a ninguno de sus concejales.
  • El Ayuntamiento envió 42 policías a un evento organizado por el programa El Hormiguero. Horas más tarde, solo había 17 agentes en el Madrid Arena.
Fachada del Pabellón de Cristal de la Casa de Campo, cerrado por deficiencias de seguridad.
Fachada del Pabellón de Cristal de la Casa de Campo, cerrado por deficiencias de seguridad.
Archivo

El Ayuntamiento de Madrid intenta salir del atolladero por la muerte de cuatro adolescentes tras producirse una avalancha humana en una instalación municipal, el Madrid Arena. Para tratar de demostrar que su "máxima preocupación" es proteger a los madrileños, la alcaldesa, Ana Botella, anunció este jueves el cierre preventivo dos pabellones públicos construidos hace más de una década y que incumplen la normativa vigente de seguridad.

El cierre es consecuencia de un informe encargado la pasada primavera por el concejal de Economía, Pedro Calvo,  para conocer en qué estado se encontraban las instalaciones de Madrid Espacios y Congresos, empresa pública que él preside y que se ocupa de la gestión y alquiler a terceros de los espacios recreativos y de congresos municipales.

Según Botella, ese informe arrojó que el Palacio de Cristal (Casa de Campo) y el de Palacio Municipal de Congresos (Campo de las Naciones) tienen problemas graves. Ambos están contruidos antes de la aprobación del Código Técnico de Edificación de 2006, por lo que incumplen la norma vigente y no son seguros. No reabrirán, advirtió, hasta que se hayan realizado las obras oportunas para adaptarlos.

Más interrogantes

El Madrid Arena tiene el mismo defecto. De hecho, Botella admitió que la inspección encargada por Calvo encontró deficiencias "importantes" de cara a la celebración de la Thriller Music Park del 1 de noviembre, pero estas fueron subsanadas "el 19 de octubre". La alcaldesa no explicó qué fallos eran esos ni las razones por las que el pabellón seguirá en funcionamiento, aunque solo para eventos en los que todo público esté sentado.

Tampoco detalló qué problemas se han encontrado en los dos centros que bajan la persiana ni si estos coinciden con los defectos detectados por Urbanismo en 2010 en el Madrid Arena (errores en el sistema de incendios, materiales inadecuados, obstrucción de salidas de emergencia en caso de despliegue de las gradas, vías de evacuación insuficientes etc.) y que el Consistorio no tiene previsto corregir, según la concejal Paz González.

Además, se dejó en el tintero las preguntas acerca de la efectividad del dispositivo de Polícia Municipal enviado a la zona del 1 de noviembre. Según los sindicatos policiales, solo había presentes 12 agentes que no pudieron evitar que se produjera un botellón masivo en las inmediaciones. Según el inspector jefe Emilio Monteagudo había tres mandos y 14 policías. En cambio el Consistorio envió esa noche, alrededor de las 22 horas, a 42 agentes a la calle Alcalá por un evento organizado por el programa de televisión El Hormiguero donde había 6.000 personas.

Botella aseguró que el dispositivo para toda la ciudad había crecido un 50% respecto a la misma noche de 2011 y acotó la zona de vigilancia en el Madrid Arena a un área de 50 metros desde la valla del recinto ferial hacia fuera. Más allá, los jóvenes bebían sin ser molestados.

A pesar de todo, Botella prometió "máxima transparencia" y declaró que el equipo de Gobierno municipal es el primer interesado en despejar las incógnitas acerca de lo que pasó. Para conseguirlo, comunicó la apertura de una investigación interna y la elaboración de un informe en el que la Delegada de Hacienda, Concepción Dancausa, ya está recopilando toda la información disponible.

Además, adelantó que la comisión de investigación solicitada por el PSOE para esclarecer las responsabilidades por las cuatro muertes se creará el próximo 14 de noviembre en un pleno extraordinario convocado por ella a tal fin. "No tenemos miedo a la verdad porque no tenemos nada que ocultar", zanjó.

Ni dimisiones ni destituciones

Ana Botella compareció en rueda de prensa tras reunirse con sus concejales. Todos ellos le acompañaron durante su intervención. Llegaron a la rueda de prensa serios y mantuvieron el rictus incluso cuando se inquirió a la alcaldesa si pensaba destituir a Pedro Calvo, responsable de la empresa que gestiona el Madrid Arena, o a Paz González, delegada de Urbanismo. Al terminar, ninguno quiso contestar preguntas.

Después de unos días de incertidumbre, la alcaldesa quiso cerrar filas y asegurarse un apoyo sin fisuras. "Cuento con el respaldo unánime de mi equipo de Gobierno y tengo plena confianza en ellos", lanzó. El suceso, prometió, "nos preocupa y a mí de manera especial". En varios ocasiones apeló a la presunción de inocencia a la hora de determinar las responsabilidades. Sin embargo, si los informes, la investigación interna o la comisión municipal determinan que hubo errores, garantizó que no le temblará la mano: "Se depurará hasta la última".

A la pregunta de si piensa dimitir por lo sucedido, respondió con una media sonrisa y un rotundo "no". La misma contestación utilizó cuando se le cuestionó si pensaba destituir a alguno de sus concejales. Respecto a su doble viaje a un spa de lujo en Lisboa horas después de las muertes de Katia Esteban, Rocío Oña,  Cristina Arce y la menor de edad Belén Langdon, negó sentirse arrepentida: "No tengo nada más que decir. No he dejado de trabajar ni de pensar en lo que ha pasado ni un solo momento. Todos me vieron (en el tanatorio y en los velatorio). El resto pertenece a mi vida privada".

El Ayuntamiento sigue negando cualquier responsabilidad en las muertes de las chicas y deriva la culpa al organizador, al que que denunciará por superar el aforo del recinto. "No tengo elementos de juicio que me hagan pensar que hubiese omisión ni responsabilidad del Ayuntamiento", afirmó la alcaldesa a pesar de las irregularidades de la empresa promotora divulgadas y la cadena de fallos de seguridad de los implicados. Además, aseguró desconocer que, tal y como publica este jueves 20minutos, Diviertt siga vendiendo entradas para eventos en el Madrid Arena a pesar de que estos han sido prohibidos. "Es su problema".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento