La dirección general de la Policía ha abierto una investigación interna -un procedimiento denominado "nota informativa"- para intentar aclarar si hubo proporcionalidad en las cargas policiales efectuadas el pasado 25 de septiembre en el interior de la estación de Atocha de Madrid, según ha confirmado 20 minutos a través de fuentes policiales.

Los antidisturbios de la Unidad de Intervención Policial entraron en las instalaciones de Cercanías pasadas las 22.30 horas y bajaron hasta los andenes buscando a varias decenas de manifestantes que supuestamente habían lanzado piedras a los agentes poco antes. Los agentes dispararon dentro pelotas de goma después de cargar en la aledaña glorieta de Carlos V.

Será la Comisaría General de Seguridad Ciudadana la que dirija la investigación que, según fuentes citadas por EFE, forma parte de la "rutina de permanente autoevaluación" que siguen los miembros de la UIP.

El portavoz del sindicato SUP, Ignacio Sánchez Fornet, pidió hace varios días una depuración de responsabilidades en este asunto. En concreto, pidió el cese del mando policial que ordenó la entrada en la estación, pues "a la mayoría de los policías no les gustó entrar y saben que no es la manera de proceder".

"El problema es que aquí, al final, se acaba descargando toda la responsabilidad sobre un trabajador que cobra 1.400 euros, que es el policía y eso no puede ser", manifestó el líder sindical. Según dijo, "el responsable primero es el Gobierno y luego los mandos". "Si hay algún error puntual, que se investigue y se depure, pero que no se culpe a toda la actuación policial", pidió.

La jornada de protestas terminó con un total de 35 detenidos y 64 personas atendidas por los servicios de emergencias. La juez de instrucción número 8 de Madrid que tomó declaración a 34 detenidos -uno de ellos era menor- consideró que los antidisturbios actuaron en la estación de Atocha cuando un grupo de manifestantes de la protesta del 25S ocasionaron destrozos en la estación y detuvieron el tráfico ferroviario.

En el auto, la juez explica que uno de los detenidos, sobre el que dictó prisión provisional eludible bajo fianza de 1.000 euros, causó en compañía de "un grupo de personas sin identificar", "diversos destrozos en el mobiliario de dicha estación, según manifestaciones de los vigilantes de seguridad".

Dichas personas, añade la magistrada, al observar la presencia de los policías comenzaron a correr en dirección a los andenes de RENFE "cruzando las vías y deteniendo el tráfico ferroviario, así como lanzando diversos objetos a los policías".