El nuevo presidente del Tribunal Supremo (TS) y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Gonzalo Moliner, ha considerado que es posible "recomponer" la crisis en el órgano de gobierno de los jueces, "herido" tras el escándalo de los viajes en fin de semana del anterior presidente, Carlos Dívar.

Una tarea para la que cuenta con el trabajo y esfuerzo de todos los vocales del Consejo, a quienes ha reconocido su esfuerzo para elegir presidente tras "la travesía del desierto bastante problemática" por la que han pasado, ha dicho en una rueda de prensa tras tomar posesión de su cargo.

Moliner ha insistido en la necesidad de mirar al futuro para evitar distorsiones como las que se han producido, y ha reconocido que ahora su preocupación es el Consejo General del Poder Judicial, que tenía un problema y ha quedado "herido", y no el Tribunal Supremo, que "no se ha implicado para nada", "funciona y funcionará".

"Yo no me voy a gastar ni un duro más de lo que me tenga que gastar" "Hay que restañar heridas, creo que el CGPJ estaba herido y hay que volver a conseguir un consenso", ha recalcado tras insistir en que espera que los problemas se puedan solucionar entre todos.

Asimismo, se ha mostrado abierto a una total transparencia en la justificación de sus gastos.

"Téngalo por seguro, yo no me voy a gastar ni un duro más de lo que me tenga que gastar", ha señalado Moliner en su primera comparecencia ante los medios, que se ha producido poco después de prometer su cargo ante el rey y haber tomado posesión ante los plenos del CGPJ y el TS en un acto solemne celebrado en el Supremo.

Además le ha quitado importancia al hecho de que solo 12 de los 20 vocales del CGPJ votaran a favor de su nombramiento, y de que entre ellos no estuvieran algunos de los que forman parte de la asociación Jueces para la Democracia, a la que él también pertenece.

"En mi familia ha habido de todo, como en botica, hay de todo en las mejores familias, también me han votado otros que no son de mi familia", ha recalcado.

Para el nuevo presidente del Poder Judicial, el hecho de que el Consejo haya conseguido el acuerdo para elegirle supone una legitimación de este órgano para seguir trabajando ante la sociedad, por lo que ha reiterado que en ese camino cuenta con todos porque todos son igual de importantes y quiere que así lo perciban.

En este sentido, se ha comprometido a luchar por defender la independencia del Poder Judicial y ha mostrado su agradecimiento a los 5.000 jueces que cada día garantizan los derechos de los ciudadanos, en especial, a los jueces de instancia "que están en la brecha, en la primera fila, resolviendo los problemas".

A ellos les ha enviado un "hálito de esperanza" y les ha asegurado que el CGPJ trabajará para que su situación mejore, pese a que "nadie puede prometer nada" en estos momentos de crisis económica.