"¡Esta es nuestra selección!", Madrid recibe a 'la otra roja'

Los mineros, en Madrid.
Los mineros, en Madrid.
JORGE PARÍS

Si la semana pasada Madrid se echó a la calle para recibir a "la roja" tras su triunfo en la Eurocopa, miles de ciudadanos también han querido salir a recibir a la "marcha negra" de mineros que han llegado a la capital tras 19 días de camino.

"Esta es nuestra selección", "Campeones" o "A por ellos" han sido algunos de los gritos que más han coreado los madrileños a los mineros que paseaban emocionados por las principales calles capitalinas.

Como ha sido habitual durante estos días, la marcha se iniciaba al son de la canción dedicada a Santa Bárbara Bendita, patrona de los mineros. "Mirai, mirai Maruxina mirai, mirai como vengo", entonaban ya a la salida.

Desde ese momento, los integrantes de la marcha, algo más de doscientos, han sentido el aliento de los vecinos, que han querido despedirlos entre aplausos y expresiones de ánimo.

Enfilaban así la última etapa tras kilómetros desde Asturias, Castilla y León o Aragón con destino la Puerta del Sol, aunque previa parada en la Ciudad Universitaria.

Pero los mineros no han ido solos, desde su salida en Aravaca varios centenares de simpatizantes y familiares han caminado detrás de ellos jaleándoles y animándoles en su esfuerzo final.

Antes de llegar al centro de Madrid, la "marcha negra" ha pasado ante el Palacio de La Moncloa por la A-6, donde han pitado y gritado lemas como "Vivan los mineros" y "Viva la clase obrera".

Hasta en ese tramo de la autovía, algunos seguidores han estado junto a ellos en el arcén para darles su apoyo en su última etapa y han encendido bengalas cuando proseguían la marcha desde la Moncloa hacia la Ciudad Universitaria.

Marcos, uno de los mineros: "Espectacular. No me lo esperaba".

"Espectacular. No me lo esperaba. Alucinando con la cantidad de gente, ya que había veces que no podíamos ni caminar de tanta gente que había por la carretera", así ha relatado a la llegada al centro de la ciudad Marcos, el minero que encabezaba la marcha ondeando una bandera asturiana.

Ya de noche, los mineros, en la zona del intercambiador de Moncloa, sus seguidores abarrotaban la escalinata del Arco del Triunfo, la de acceso a la sede del Ejército del Aire y las aceras centenares de personas en pie aplaudiendo y al grito de "valientes", "Viva la lucha de la clase obrera" y "Que sí, que sí, que sí nos representan".

Muchos ciudadanos han coreado lemas como "Rajoy escucha, mineros en la lucha", "Mineros unidos, jamás serán vencidos" y "Aquí están, estos son los que sacan el carbón" a pie de calle o subidos a contenedores, casetas y paneles informativos.

Desde ese momento, las personas que les esperaban en el centro se han unido a la "marcha negra" y han copado las aceras de la calle de la Princesa, como sucedió en las celebraciones de la selección de fútbol la semana pasada.

Las mujeres del carbón

Y detrás de ellos les seguían muchas de las mujeres del carbón, que ya habían estado hace unas semanas en Madrid para protestar contra los recortes en el sector minero durante la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado en el Senado, donde fueron desalojadas.

"Tenemos ovarios, tenemos huevos, somos las mujeres de los mineros", gritaban en solidaridad con sus hombres vestidas con camisetas negras.

También de negro iba vestido el secretario general del PSM, Tomás Gómez, que ha marchado con los mineros junto con un grupo de representantes del PSOE, en el que también se encontraban el secretario de Organización, Óscar López, y el exministro José Antonio Alonso, entre otros.

Asimismo, han acompañado personalmente a los mineros los líderes sindicales de UGT y CCOO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, respectivamente, y en las calles de Madrid han recibido el apoyo de gente del mundo de la cultura como el actor Carlos Bardem y el director de cine nominado a un Óscar Nacho Vigalondo.

Con lemas como "Madrid entero se siente minero" y "Sí se puede", los mineros han sido recibidos por los congregados en la Puerta del Sol, que además les han dedicado otro gran aplauso.

Los mineros conseguían en ese momento su objetivo de llegar a la céntrica plaza madrileña para hacer visible su protesta ante todo el país. Les esperaba una gran pancarta en la que podían leer: "Bienvenidos a Madrid".

Ellos han agradecido también a todos los que se han acercado y han clamado: "Este pueblo sí nos quiere".

Una vez finalizada esta dura jornada, los mineros han abandonado la Puerta del Sol y en la plaza de Callao han montado en sus autobuses, pero antes espontáneamente los ciudadanos les han hecho el paseíllo.

"Esta es nuestra selección", repetían sin parar mientras estrechaban sus manos con los mineros y les aplaudían de nuevo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento