M. Fraga  (X. Rey / Efe)
M. Fraga (X. Rey / Efe) X. Rey / Efe

En entrevista desde su residencia veraniega de Perbes, el que fue titular del Gobierno gallego durante casi 16 años apuntó que no ha sido invitado a ninguna boda homosexual, ni hubiera acudido.

"Pero, dicho esto, lo que ha dicho el señor Gallardón es que la ley es ley mientras no sea echada abajo, y si hay alguien que quiere hacer uso de ella, no podemos oponernos a ello: ahí tenía razón" el alcalde madrileño, a quien la dirección nacional del PP y la Iglesia desautorizaron por oficiar una boda homosexual.

Siendo un hombre, hay que ser muy diferente para preferir a un señor con bigote que a una señora guapa

Tras insistir en que no hubiera ido a una boda gay para "evitar confusión", Fraga quiso dejar "perfectamente claro" que no hay "contradicción alguna" entre la vigencia de una norma y que sea recurrida, como hizo el PP .

En su día, fue un error, "perseguir" a los homosexuales porque "nacen así". "Siendo un hombre, hay que ser muy diferente para preferir a un señor con bigote que a una señora guapa", señaló.

Por otra parte, reprochó el "orgullo gay" porque se preguntó cómo se puede "presumir de una diferencia que no es, digamos, lo más normal", ante lo que apostó por el reconocimiento de las uniones de hecho.

"Me duele lo que está pasando en Cuba"

El ex presidente de la Xunta indicó que sigue muy de cerca el proceso de transición en Cuba, isla con la que mantiene una relación "muy especial", ya que vivió allí con sus padres emigrantes y la visitó en dos ocasiones (1991 y 1998) en que tuvo la ocasión de estar con el presidente, Fidel Castro, que también estuvo con él en Galicia.

Manuel Fraga, de 83 años, y que muestra con orgullo una foto que tiene sobre su cama en Perbes de la casa de su infancia en Manatí (Cuba) junto a su primer columpio, indicó que le "duele muy especialmente" lo que está pasando allí.

La sensación que da por un conjunto de razones, como tratar el tema de su salud como 'secreto de estado', la edad o accidentes anteriores, es que se está al final de una etapa.

Fraga, que considera al hermano del presidente, Raúl Castro, "más realista" y también que "escucha más", entiende que puede haber una "catástrofe" si no se llega a un acuerdo "serio" entre Washington, Miami y La Habana.

Respecto a la actitud que mantienen los exiliados en Miami, indicó que, "como es natural, divididos como están, están vociferando su alegría", pero puso como ejemplo para el desenlace de un posible cambio en Cuba el ejemplo de la transición española, en la que "mucha gente se las prometía terribles".

Pero, manifestó, al final, "nos entendimos personas del partido socialista, comunista, popular.. y un acuerdo de sentido común puede evitar lo peor" en la isla, indicó.

Después de 25 años de democracia, señaló, "hay quien anda enredando con la llamada ley de la memoria histórica o con negociar con la ETA", dijo Fraga, que insistió en que "no se puede jugar con eso".

Crísis de Oriente Medio

Fraga también tiene especial preocupación estos días por los problemas en el Medio Oriente, donde "hay varios factores perturbadores", como que Israel sabe "que cuenta con la influencia que tiene las finanzas y prensa de Estados Unidos, que da un apoyo incondicional al Gobierno y no le exige ciertos aspectos de moderación".

El senador popular, que también destacó como factores del conflicto la división entre países islámicos y el radicalismo en la zona, insistió en que si Washington "deja de dar un apoyo incondicional y le pone algunas condiciones (a Israel), y todos cumplen con su deber, las cosas deberían mejorar"