El rey Juan Carlos ha sido intervenido este jueves en el hospital USP San José tras sufrir una luxación de cadera en la Zarzuela, donde concluía en ese momento una audiencia con el ministro emiratí de Asuntos Exteriores, jeque Abdullah bin Zayed al Nahyan (en la foto superior).

"Ha tenido un mal movimiento y se le ha salido la cadera", confirman a 20minutos.es fuentes de la Casa del Rey.

En Zarzuela confirman a este medio que el monarca ha tenido que someterse a una "pequeña intervención para corregirle la luxación" pero que evoluciona "satisfactoriamente".

El centro hospitalario confirma este viernes a mediodía más detalles sobre la operación en un parte médicoEl rey pasará la noche en el hospital y permanecerá en planta hasta este viernes. El centro hospitalario madrileño confirmará a mediodía más detalles sobre la operación en un parte médico.

El jefe del Estado había sido intervenido quirúrgicamente en la madrugada del sábado 14 en ese mismo centro médico tras sufrir un accidente en Botsuna, adonde había viajado para participar en una cacería. Al rey se le implantó una prótesis de sustitución en la cadera derecha y recibió el alta hospitalaria el miércoles 18. 

Desde entonces, ha continuado el proceso de recuperación intensiva en el Palacio de la Zarzuela, con la perspectiva de ampliar paulatinamente sus tareas —limitadas en esta primera fase a trabajo de despacho— hasta poder realizar todo tipo de actividad física en menos de dos meses, según el pronóstico del doctor Ángel Villamor, que dirigió la intervención. El doctor Villamor también ha intervenido en esta ocasión a Don Juan Carlos.

El pasado viernes, dos días después de recibir el alta hospitalaria, don Juan Carlos reanudó su actividad oficial al recibir en la Zarzuela al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con quien se reunió en el marco de los despachos habituales del jefe del Estado con el del Ejecutivo.

Este mismo jueves el monarca había comenzado su actividad normal. Antes de reunirse con el jeque emiratí a las 18h de la tarde, Don Juan Carlos había recibido una hora antes en La Zarzuela al director del Instituto Cervantes, Víctor García de la Concha. En la reunión, captada por fotografías e imágenes de televisión, Don Juan Carlos mostraba un aspecto animado y sonriente.