La caza furtiva en Sudáfrica amenaza con extinguir al rinoceronte en 2020

  • Al menos 108 ejemplares han sido abatidos en 2012 en reservas privadas.
  • Se calcula que quedan unos 20.000 ejemplares en Sudáfrica.
  • Este año podría llegarse a los 1.300 animales asesinados, superando el record de 2011 de 448 rinocerontes.
El cuerno de los rinocerotes alcanza precios superiores al del oro.
El cuerno de los rinocerotes alcanza precios superiores al del oro.
JONATHUNDER/WIKIPEDIA

El rinoceronte va camino de desaparecer en Sudáfrica para 2020 por la caza furtiva. Según un estudio presentado por la Asociación de Propietarios de Rinocerontes, de continuar la caza furtiva a este ritmo, la especie podría extinguirse en ocho años.

En Sudáfrica existen unas 400 reservas privadas que guardan uno de cada cuatro rinocerontes del país, donde al menos 108 ejemplares han sido abatidos en los primeros dos meses y medio de este año, según los datos de Parques Nacionales de Sudáfrica.

La cifra podría alcanzar en 2012 los 1.300 animales, triplicando el récord alcanzado en 2011, con 448 animales abatidos, según Jabulani Ngubane, responsable de seguridad de la reserva de Ezemvelo, en Kuazulu-Natal .

Los expertos calculan que en Sudáfrica quedan en torno a unos 20.000 ejemplares, aunque se desconoce el número exacto.

Los dueños de reservas naturales privadas están aplicando medidas para evitar la caza furtiva de los rinocerontes, cuyo cuerno alcanza precios superiores al del oro en el mercado negro asiático, donde se le atribuyen supuestas propiedades medicinales y afrodisiacas.

Envenenar el marfil con toxinas o retirar las astas de los animales son algunas de las soluciones que los dueños de reservas privadas están poniendo en marcha para impedir la caza de sus rinocerontes y la consiguiente pérdida de su inversión, que asciende a unos 30.000 euros por ejemplar.

Las reservas privadas no quieren rinocerontes

El coste de las medidas de seguridad contra los cazadores furtivos está haciendo casi imposible mantener a estos mamíferos en reservas privadas, aseguran sus propietarios. Según Patrick, las reservas privadas son cada vez más reticentes a tener rinocerontes por los elevados costes.

Por el momento no ha llegado a haber ningún conflicto, pero si ha ocurrido ya que los turistas se han cruzado con furtivos, habitualmente armados con escopetas de caza o armas automáticas, aseguró.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento