Fallas de Valencia
Un miembro del taller del artista fallero Vicente Llácer trabaja entre dos figuras de la Falla del Ayuntamiento de Valencia. Manuel Bruque / EFE

Las Fallas, la catedral de Jaén, los caballos del vino de Caravaca de la Cruz (Murcia) y el valle salado de Añana (Álava) son las cuatro propuestas españolas para recibir la declaración de Patrimonio de la Humanidad, han informado este viernes fuentes del Ministerio de Cultura.

El Consejo de Patrimonio Histórico ha concluido en Tarragona una de sus reuniones anuales para elegir las candidaturas españolas a la declaración de patrimonio mundial de la Unesco.

En la categoría de Patrimonio Inmaterial se presentan las Fallas de Valencia y la fiesta de los caballos del vino de Caravaca de la Cruz para que la Unesco evalúe su admisión en noviembre del 2013.

España es, junto a Italia, uno de los países con más
bienes protegidos
por la UNESCO
Por su parte, la catedral de Jaén, como una ampliación del conjunto renacentista de Úbeda y Baeza, y el valle salado de Añana optan como Patrimonio Mundial cuya evaluación tendrá lugar en junio de 2014.

Mientras se decide sobre la declaración de las nuevas candidatas como Patrimonio de la Humanidad, España mantiene su puesto, junto con Italia, como uno de los países que más contribuye a este catálogo. Tiene 43 bienes reconocidos, a pesar de que no suscribió hasta 1984 la Convención del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural de la UNESCO.

España es además el país con más ciudades declaradas Patrimonio, pues trece urbes ostentan este título: Alcalá de Henares, Ávila, Cáceres, Córdoba, Cuenca, Ibiza, Mérida, Salamanca, San Cristóbal de la Laguna, Santiago de Compostela, Segovia, Tarragona y Toledo.

Los primeros bienes españoles en ser considerados parte del patrimonio común universal y excepcional, susceptible de ser defendido y protegido, fueron el Centro Histórico de Córdoba; la Alhambra, el Generalife y el Albayzín en Granada; la Catedral de Burgos; el Monasterio de El Escorial (Madrid); y el Palacio Güell y la Casa Milá ('La Pedrera') de Antoni Gaudí en Barcelona.

También gozan de la protección de la UNESCO en España las cuevas de Altamira, los yacimientos de Atapuerca, la cripta de la Sagrada Familia en Barcelona,  las iglesias prerrománicas de Santa María del Naranco, San Miguel de Lillo y Santa Cristina de Lena situadas en Asturias o el conjunto arqueológico de Mérida.

La Convencióin de Patrimonio Mundial ha sido suscrita por 180 países, de los que 21 forman el Comité de Patrimonio Mundial que es el responsable de la aplicación de la convención, de decidir la declaración de protección sobre nuevos bienes y de examinar el estado de conservación de los ya declarados. España entró a formar parte de este comité en 2005.