La izquierda abertzale expresa su "profundo pesar" a las víctimas por las consecuencias de ETA

  • En un acto en San Sebastián al que han acudido dirigentes de la izquierda abertzale y representantes institucionales de Bildu.
  • La izquierda abertzale reconoce "sin ambages" su falta de sensibilidad hacia las víctimas de ETA en la declaración leída en ese acto.
  • La autocrítica de la izquierda abertzale respecto a las víctimas de la violencia de ETA es el punto más relevante de la declaración.
  • AVT dice que con este texto "no han humillado a las víctimas, las han matado".
Los dirigentes de la izquierda abertzale, Maribi Ugarteburu (d), y Rufi Etxeberria (i), durante su participación en un acto en el Kursaal donostiarra donde presentaron una declaración sustentada en cinco ejes.
Los dirigentes de la izquierda abertzale, Maribi Ugarteburu (d), y Rufi Etxeberria (i), durante su participación en un acto en el Kursaal donostiarra donde presentaron una declaración sustentada en cinco ejes.
Juan Herrero / EFE

La izquierda abertzale ha expresado este domingo su "profundo pesar" por las "consecuencias derivadas de la acción armada de ETA" y por su "posición política" ante ellas, "en la medida en que haya podido suponer, no de manera intencionada, un dolor añadido o un sentimiento de humillación hacia las víctimas".

La antigua Batasuna ha dado a conocer este domingo a mediodía en un acto multitudinario en el Palacio Kursaal de San Sebastián una declaración en la que reconoce que "en la crudeza del conflicto" les ha faltado "hacia unas víctimas (las de ETA) la sensibilidad mostrada con otras".

Dirigentes de la izquierda abertzale, como Rufi Etxeberria, Maribi Ugarteburu y Pernando Barrena, han asistido a este acto político que ha contado, además, con la presencia de representantes institucionales de Bildu, como el diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano, y el portavoz de Amaiur en el Congreso, Xabier Mikel Errekondo.

En el texto, titulado Viento de solución y leído por Ugarteburu, la izquierda abertzale reconoce "sin ambages" su falta de sensibilidad hacia las víctimas de ETA y expresa su deseo de que este pronunciamiento "sea aceptado con la misma sinceridad con que se muestra".

También "acepta" que mediante sus declaraciones o actos "durante años y decenios" ha podido "proyectar una imagen de insensibilidad frente al dolor causado por las acciones de ETA" y "lamenta el daño que, de manera no deseada, haya podido añadir con su posición política".

"Si deseamos construir una paz justa y duradera es crucial reconocer todo el sufrimiento padecido y mostrar un compromiso y una voluntad clara por sanar las heridas de nuestro pueblo, que sigue siendo también víctima por la pertinaz negativa a reconocer los derechos que le asisten", añade el documento, redactado en castellano, euskera, francés e inglés.

Cinco apartados

La autocrítica de la izquierda abertzale respecto a las víctimas de la violencia de ETA es el punto más relevante de la declaración, en la que figuran también reivindicaciones y posiciones históricas de este colectivo como la denuncia de que "existen otras violencias", entre ellas, "la política represiva de los Estados".

El texto, con el que la antigua Batasuna desea aportar en la "construcción de la paz", se divide en cinco apartados, el primero de los cuales alude a la necesidad del cese de "todas las violencias" y pide el fin de la política penitenciaria, las detenciones, los juicios y la dispersión de presos como "paso previo al proceso que permitirá el regreso a sus hogares", dice.

El segundo punto se refiere a las "consecuencias del conflicto" y considera que "ETA deberá deshacer sus estructuras militares y poner las armas fuera de uso", mientras que "los Estados español y francés tendrán que deshacerse de los operativos armados y represivos".

"No hay conflicto armado en el mundo que mantenga a centenares de personas encarceladas por décadas cuando el mismo ha terminado", denuncia la izquierda abertzale, al tiempo que hace un llamamiento a ETA y a los gobiernos a que abran un "proceso de diálogo para solucionar las consecuencias del conflicto".

El tercer apartado de la declaración alude a la necesidad de "promover la reconciliación desde el reconocimiento mutuo" y es el que hace alusión expresa a las víctimas de ETA.

La izquierda abertzale muestra además con "total sinceridad" su "absoluto respeto hacia todas las personas que han sufrido, sin querer proceder a ninguna clasificación del dolor y el sufrimiento, ni a ninguna equiparación entre los mismos" y añade que "decir que ha habido víctimas en todas partes no es un acto de propaganda sino un hecho real inequívoco" consecuencia de la actuación de ETA, pero también del "terrorismo de Estado" o las "torturas" a los detenidos.

En este sentido, reconoce "el dolor y el sufrimiento que las diversas manifestaciones de violencia han generado en Euskal Herria", donde es necesario, según se recoge en el cuarto apartado de la declaración, "conocer la verdad" a través de la creación de una comisión internacional e independiente, que analice "las causas y abusos cometidos".

"El diálogo y el acuerdo como garantía de no repetición" es el quinto y último punto incluido en el texto, que recoge además las bases sobre las que deberían darse esas conversaciones, entre ellas el compromiso con medios democráticos y pacíficos y el "respeto de todos los derechos, incluido el derecho a la libre determinación".

Cientos de personas, entre ellas históricos representantes de la izquierda abertzale como Eugenio Etxebeste 'Antxon' o el abogado Inigo Iruin, así como el coordinador general de Aralar, Patxi Zabaleta, han acudido al acto, que se ha prolongado durante dos horas, en las que se han intercalado la proyección de vídeos y las actuaciones musicales con las intervenciones de representantes internacionales como el sudafricano Kopeng Obed Bapela y el irlandés Alex Maskey.

"No han humillado a las víctimas, las han matado"

La presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Ángeles Pedraza, ha asegurado que, con su posición política, la izquierda abertzale "no ha humillado a las víctimas, las ha matado" al no condenar ni desligarse nunca de ETA.

"Su comportamiento no ha supuesto una humillación solamente sino algo más grave, más muertos encima de la mesa", ha destacado la presidenta de la AVT para quien esta declaración sí supone "una "humillación" a las víctimas, ya que podían haber condenado los atentados y desligarse de la banda terrorista hace muchos años.

Pedraza considera que el acto celebrado es un paso más en "la hoja de ruta" marcada por el entorno de ETA para conseguir "réditos políticos y penitenciarios" del fin de la violencia. En su opinión, que el documento hable de "víctimas en todas las partes" pretende "meter en el mismo saco" a todos los muertos y a no hacer distinciones entre asesinados y asesinos.

Por su parte, la asociación Voces contra el Terrorismo (VCT) que preside Francisco José Alcaraz califica la declaración de la izquierda abertzale en su Twitter de "ofensa" a las víctimas y "un menosprecio a los asesinados". "El documento pide que no busquemos vencedores y vencidos y que nos reconciliemos con nuestros asesinos. Más de lo mismo", afirma.

Reacciones políticas

El portavoz adjunto del PP en el Congreso de los Diputados, Leopoldo Barreda, ha considerado este domingo que en el documento presentado en San Sebastián "no hay cambio, sino manipulación del lenguaje".

Barreda ha considerado que es necesario leer el documento "en su conjunto y no sacar una frase del contexto" y ha asegurado que el pronunciamiento de este domingo de la izquierda abertzale es "insuficiente" porque "no rompe definitivamente con ETA".

EL PSE, por su parte ha afirmado que la izquierda abertzale ha dado un "paso demasiado corto" en su declaración, que no ha sido lo "suficientemente clara" en la exigencia de pedir perdón a las víctimas y de que ETA entregue las armas. Así lo ha manifestado el presidente de los socialistas alaveses, Txarli Prieto, que ha hablado en nombre del todo el Partido Socialista de Euskadi.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento