El lanzamiento del Discovery se fija para julio pese a las objeciones del jefe de seguridad

La Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio de EEUU (NASA) ha anunciado que reanudará sus vuelos espaciales el próximo 1 de julio con el lanzamiento del transbordador "Discovery". Los directores de la NASA  tomaron esta decisión pese a las objeciones del máximo jefe de seguridad de la agencia y de su ingeniero jefe, dijeron el sábado responsables.
El transbordador "Discovery" despega en una de sus misiones.
El transbordador "Discovery" despega en una de sus misiones.
NASA

El debate se centró en si se necesitarían o no modificaciones adicionales al tanque de combustible de la nave antes de reanudar los viajes.

La NASA rediseñó el estanque tras el accidente del Columbia en 2003 y nuevamente tras la primera misión después del Columbia en julio del 2005.

En ambas oportunidades, grandes fragmentos de espuma aislante se desprendieron del tanque.

Hubo muchos puntos de vista distintos sobre el tema respecto a si estábamos listos para volar o no
"Hubo muchos puntos de vista distintos sobre el tema respecto a si estábamos listos para volar o no", señaló Michael Griffin, director de la NASA, en una conferencia de prensa.

"No es posible aceptar todas las recomendaciones que recibo de cada miembro de mi equipo, especialmente si no están todos de acuerdo", agregó.

El Columbia fue alcanzado y dañado por los fragmentos caídos, lo que provocó la ruptura de la nave mientras reingresaba a la atmósfera para aterrizar.

Siete astronautas murieron en el accidente.

El Discovery sufrió nuevamente la caída de fragmentos de espuma aislante durante su lanzamiento en julio del 2005 y la NASA decidió suspender los vuelos para realizar modificaciones adicionales.

Algunos ingenieros señalan que la agencia no ha ido lo suficientemente lejos. Griffin y otros altos directivos de la NASA reconocen el riesgo de los potencialmente peligrosos impactos de restos sobre la nave y han reunido a un equipo especial para que rediseñe las áreas más problemáticas.

La espuma cubre los soportes metálicos de la parte de exterior del tanque, evitando que se congelen, lo que podría afectar a la nave durante el despegue.

Aunque los fragmentos fueran menores a los que causaron el accidente del Columbia y los que afectaron al Discovery durante su lanzamiento el 2005, en el peor de los casos el congelamiento de la espuma podrían dañar la nave y su escudo térmico.

Si esto ocurre, dijo Griffin, la tripulación de la nave no se vería amenazada.

Un refugio en la Estación Espacial

Desde el accidente del Columbia, la NASA instaló un refugio seguro para los astronautas abordo de la Estación Espacial Internacional, en el caso de que la nave sufra tantos daños que no pueda volver a la Tierra.

'No estamos en la situación que estábamos durante el Columbia', dijo Griffin. 'Si vamos a volar, necesitamos aceptar ciertos riesgos de programación, no riesgos de tripulación, y seguir progresando', agregó.

NOTICIAS RELACIONADAS:

Mostrar comentarios

Códigos Descuento