El Gobierno griego pospone de nuevo la aprobación del acuerdo con la troika al miércoles

El primer ministro designado de Grecia, Lucas Papademos.
El primer ministro designado de Grecia, Lucas Papademos.
Orestis Panagiotou / EFE

El Gobierno griego ha pospuesto este martes hasta mañana la aprobación de las nuevas medidas de austeridad exigidas por la troika para que el país reciba más ayuda financiera, según informó una fuente cercana al primer ministro heleno, Lukás Papadimos.

La reunión crucial entre Papadimos y los líderes de los partidos de la coalición gubernamental -socialdemócratas, conservadores y ultraderecha- para decidir la respuesta de Grecia a las exigencias de la troika ya había sido pospuesta y se esperaba para la noche de este martes.

Ahora, dicho encuentro "se ha pospuesto hasta mañana por la mañana", señaló la citada fuente, que pidió el anonimato. Añadió que el aplazamiento se debe a que "aún quedan algunas cuestiones abiertas" en la negociación entre el gobierno y la "troika" sobre el nuevo programa internacional de financiación a Grecia.

"De momento es sólo un borrador de acuerdo; hasta que no reciba el visto bueno de los líderes políticos no podemos considerarlo cerrado", indicó la misma fuente. Se trata de un paquete de medidas adicionales de ahorro exigido para que Grecia obtenga un nuevo crédito, de al menos 130.000 millones de euros, que evite su bancarrota.

De acuerdo a los medios griegos, éstas medidas serían una rebaja de entre el 20 y el 25% del salario mínimo (actualmente 751 euros brutos), recortes del 20% de las pensiones por encima de 1.000 euros y una disminución sustancial de los complementos que superen los 150 euros en todas las pensiones.

Además, incluye los despidos de 15.000 funcionarios y de personal con contratos no fijos, drásticos recortes de los salarios en las empresas públicas y privatización inmediata de éstas, liberalización de las profesiones "cerradas" (como taxistas o notarios) y abolición de los convenios colectivos.

"Un nuevo Munich"

La troika ha advertido de que, si no se ratifican estas medidas, no habrá un nuevo préstamo de 130.000 millones de euros y tampoco permitirá que se proceda con la quita de la deuda pactada entre Grecia y los bancos privados.

Sin préstamo y sin quita, Grecia se encaminaría hacia la bancarrota el próximo 20 de marzo, cuando debe desembolsar 14.400 millones de euros en vencimientos de deuda, de los que ahora mismo carece. Un diputado del gobernante PASOK, Jristos Magkuris, anunció este martes que no votará a favor de las medidas de la troika cuando sean sometidas a tramitación parlamentaria: "prefiero la pobreza a la humillación y la esclavitud".

Alexis Tsipras, líder del quinto partido en el Parlamento, el izquierdista SYRIZA, dijo que una quiebra desordenada de Grecia -el escenario más temido por los mercados y la Unión Europea- "es una opción" porque, de este modo, no serían solo los griegos los que asumiesen todo el daño, sino también "los bancos y Alemania".

Yorgos Karatzaferis, líder del ultraderechista LAOS y tercer socio de la coalición de gobierno, criticó por su parte duramente a la canciller Merkel, y al presidente Sarkozy, acusándoles de haber procedido con un "segundo Múnich", en referencia a la conferencia de 1938 en la que Francia y Gran Bretaña transigieron ante las demandas de Adolf Hitler.

"Grecia hace frente a una campaña agresiva de humillación y eso el Gobierno griego está obligado tenerlo en cuenta", denunció. Además, advirtió de que no apoyará un acuerdo que "esté en contra de la Constitución griega" y exigió que el Parlamento Europeo se pronuncie sobre si las exigencias de la Unión Europea a Grecia son conformes a los tratados europeos

Mostrar comentarios

Códigos Descuento