El equipo de salvamento italiano ha logrado rescatar durante la madrugada de este domingo a dos supervivientes que había localizado en el buque Costa Concordia, según ha confirmado la agencia de noticias italiana ANSA. Se trata de una pareja surcoreana de 29 años (Hye Jim Jeong y Kideok Han) que han permanecido durante más de 24 horas en una de las cabinas. Sus gritos en petición de ayuda fueron escuchados por los miembros del SAF que trabajaban dos puentes por encima. Los dos, que se encontraban en un "buen estado", fueron trasladados de inmediato en una ambulancia a un centro hospitalario para revisar su estado de salud. La pareja estaba de viaje de luna de miel.

También han rescatado 30 horas después del accidente a un tercer superviviente, Marrico Giampetroni, jefe comisario de a bordo, que ha sido trasladado directamente en helicóptero a un hospital de Grosseto ya que, al parecer, el hombre sufre heridas en varias partes del cuerpo. El hombre estaba en una zona anegada y los bomberos tardaron en llegar hasta ella, ya que además del agua en la planta había materiales que descolgados en estado ruinoso, lo que hizo más peligroso el rescate.

Por otro lado, dos pasajeros japoneses, de los que se desconocía su paradero y se incluían entre la cuarentena de desaparecidos, se presentaron este domingo en una comisaria de Roma.  Los dos japoneses contaron que desde Porto Santo Stefano, el puerto de tierra firme más cercano a la isla toscana, subieron junto a otros dos compatriotas en un autobús con destino a Roma.

Los otros dos habían sido identificados, pero ellos no, precisó el prefecto de Grosseto, Giuseppe Linardi, que agregó que de ahí la confusión. Linardi agregó que la identificación de las personas está siendo algo complicada porque son en su gran mayoría extranjeros y pueden producirse errores en las transcripción de los apellidos, sobre todos los de otra grafía.

Cinco fallecidos y 16 desaparecidos

El número de fallecidos se eleva a cinco, uno de ellos español, además de dos franceses, un italiano y un peruano, heridos son cerca de medio centenar y los desaparecidos son 16. En el crucero viajaban además 177 españoles.

La búsqueda prosiguió durante toda la noche del sábado al domingo en las plantas no inundadas del barco cabina por cabina, con la esperanza de que alguien pudiera haber quedado bloqueado en las mismas y no pueda salir. Y es que tras irse la luz en el barco al chocar con unas rocas cercanas a la isla toscana, las cerraduras de las cabinas, que son electrónicas, quedaron bloqueadas. Bomberos y submarinistas continuaron este domingo la búsqueda de supervivientes en el crucero, cabina por cabina.

Este lunes, los equipos de rescate han suspendido las labores de búsqueda de los 16 desaparecidos después de que el barco haya comenzado a deslizarse desde el lugar en el que está varado frente a la isla italiana de Giglio, según informa el diario La Repubblica, que cita a uno de los submarinistas que trabajan en la embarcación.

La propietaria del buque investiga las causas

La empresa propietaria del buque Costa Concordia, Carnival Corporation, asegura estar trabajando "intensamente" en el esclarecimiento de las causas del accidente. Carnival Corporation sostiene que "sobre las 22.00 hora local del viernes, la embarcación encalló en unas rocas en la costa de Isola", produciendo "importantes daños". Asimismo, confirma que se dio la orden de "abandonar el barco y desplegar los botes salvavidas".

En un comunicado, Carnival Corporation lamenta que, "trágicamente", se hayan registrado algunos muertos y heridos. "Es una terrible tragedia y estamos profundamente entristecidos", afirma la compañía.

"Os ofrecemos nuestro pesar y más profundas condolencias para todos los clientes de Costa Concordia, miembros de la tripulación y sus familias. (...) Carnival Corporation y Costa Cruises (la empresa organizadora del viaje) están recurriendo a todos sus recursos para suministrar asistencia y asegurar la atención de todos los clientes y tripulantes", añade.

Dos detenidos

Francesco Schettino, el capitán del crucero, ha sido detenido, según confirmó este sábado el fiscal jefe de Grosseto, en el centro de Italia. La fiscalía, según los medios italianos, le acusa de homicidio culposo múltiple, naufragio y abandono del barco mientras muchos pasajeros aún se encontraban dentro de la nave. También ha sido detenido Ciro Ambrosi, primer oficial del puente de mando.