Cristóbal Montoro
Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda y Administraciones Públicas. EFE

El Gobierno ha aprobado una serie de cambios fiscales que afectarán a los "que más tienen" durante los dos próximos años ante el desfase que se ha producido en el déficit público, que se situará finalmente en el 8% este año y no en 6% inicial que había planteado el Gobierno socialista.

En concreto y según ha adelantado la vicepresidenta y portavoz del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el Gobierno ha creado un "recargo temporal de solidaridad" en las rentas de trabajo y de capital.

En las rentas del trabajo, el gravamen se aplicará a partir del mes de febrero en los diferentes estratos del IRPF. La cuota estatal sube en una escala del 0,75% para el primer nivel de renta hasta el 7% en el nivel más elevado, a partir de 300.000 euros de base liquidable. La subida se hará sólo en el tramo estatal, aunque la recaudación será compartida a través del fondo suficiencia.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha desgranado posteriormente las medidas fiscales adoptadas por el Ejecutivo, ha asegurado que el impacto recaudatorio supondrá unos ingresos superiores a los 6.000 millones y ha precisado que en un escenario normal podría ser de 6.200 o 6.300 millones.

Sube el IBI para viviendas caras

En el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), se ha subido el tributo durante los dos próximos años para el 50% de las viviendas que son las que tienen un valor catastral superior a la media de cada municipio. De esta forma, el tributo no subirá para la gente con menos rentas y viviendas de menos valor, según ha dicho Montoro.

El Gobierno ha elegido subir el IRPF y no el IVA por ser lo "menos dañino para el crecimiento"De la misma forma, ha extendido a todo 2012 el IVA superreducido del 4% para la compra de vivienda nueva y ha recuperado la deducción para la vivienda en propiedad con efecto retroactivo desde 2010. En Impuestos Especiales, ha eliminado prácticamente la bonificación al gasóleo profesional.

"La del IRPF es una subida que afecta al tramo estatal, pero por nuestro sistema de financiación la recaudación será compartida a través del fondo de suficiencia, que va a las comunidades autónomas", ha explicado Montoro. "Lo que hagan las comunidades [con respecto al tramo autonómico] está en su ámbito de competencia, eso no afecta a las decisiones que hemos tomado en el Consejo".

Desglose de los ingresos

la subida del IRPF aportará 4.111 millones de euros, mientras que el incremento de las rentas de capital aportará 1.246 millones; la subida del IBI, 918 millones; y la supresión de las deducciones del gasóleo profesional, 200 millones.

Montoro ha recordado que casi la mitad de la recaudación del IPRF va para las comunidades y que casi toda la del IBI va a las corporaciones locales, por lo que el Gobierno está tomando decisiones para mejorar también la financiación de las administraciones territoriales por la "grave" situación que atraviesan.

El ministro de Hacienda también ha explicado que se ha elegido subir el IRPF y no el IVA por ser lo "menos dañino para el crecimiento económico". El titular de Economía, Luis de Guindos, ha puntualizado que la naturaleza del IRPF permite aplicar subidas temporales, algo que no es posible en el IVA. "También el elemento de progresividad es mucho más fáctible en el IRPF que en el IVA".