El 'juicio de los trajes' ha acogido este lunes la declaración del sastre José Tomás, uno de los testimonios clave en la causa en la que están imputados el expresident de la Generalitat valenciana Francisco Camps y el ex secretario general del PP valenciano Ricardo Costa por un supuesto delito de cohecho pasivo.

Nunca me han pagado en mano ni Camps ni Costa, nunca he cobrado a nadie Tras entrar en la sala, Jose Tomás ha mirado frente a frente a los acusados Francisco Camps y Ricardo Costa, con los que ha reconocido que ha mantenido una relación profesional desde la primavera de 2005: "Para mí era un orgullo", ha afirmado en una sesión matinal que ha durado cinco horas con preguntas del ministerio fiscal.

El sastre ha explicado el proceso de encargo de los trajes: "La inmensa mayoría pagaba cuando hacía el encargo, otros pagaban un porcentaje y había clientes especiales". El privilegio de este tipo de clientela consistía, según sus palabras, en no adelantar el dinero sino que sus encargos quedaban como pendientes de pago.

El sastre José Tomás ha asegurado que Álvaro Pérez "el Bigotes" le dijo en reiteradas ocasiones: "Jamás se te puede escapar que tú sabes que no pagan", en referencia a las prendas que confeccionaba para Francisco Camps y Ricardo Costa, entre otros dirigentes valencianos. "Nunca me han pagado en mano ni Camps ni Costa, nunca he cobrado a nadie", ha afirmado.

"Todo se consideraba Comunidad Valenciana"

El sastre ha insistido en que en la tienda Milano de Madrid está "todo muy controlado" y que se guardan hasta tres recibos de compra: "El cliente tenía un resguardo, la prenda tenía otro tiquet grapado y el tercero desaparecía de la carpeta de pendientes de pago".

El sastre afirma que las prendas que se enviaban a 'el Bigotes' tenían como destino a Camps y CostaAl hablar de la relación que mantenía con Camps, Tomás ha reconocido que el expresident encargó algunas prendas y que posteriormente devolvió cuatro trajes por lo que el sastre tuvo que avisar a Pablo Crespo "para que no los pagara".

Finalmente, el sastre ha reconocido que las prendas que se enviaban a Álvaro Pérez, 'el Bigotes', exresponsable de la empresa Orange Market y uno de los líderes de la trama Gürtel, tenían como destino final a Camps y Costa: "Yo creo que incluso salieron de la fábrica directamente a Valencia sin pasar por la tienda", puntualiza.

Además, ha extendido la trama a varios nombres relacionados con la Generalitat: "Todo lo que se hacían Crespo, Pérez o gente de la Comunidad Valenciana, incluido Pedro García, se consideraba de la Comunidad Valenciana".

Un trabajo de chinos

Tomás ha declarado que él y su equipo tuvieron que "hilar muy fino" para atender los pedidos de Camps y Costa por sus características físicas y peticiones especiales, que en el caso del primero conllevaron incluso "un trabajo de chinos".

"En el caso de Camps, igual que en el de Costa, hubo que hacer un patrón especial. Estoy seguro de que Emilio Latorre (patronista de Sastgor, empresa que confeccionaban los encargos) todavía recuerda las características de estos señores, porque hubo que hacer varias cosas, copiar la trabilla del ceñidor de Puebla (sastre de Costa) y traerla de Italia; tuvimos que hilar muy fino", ha agregado.

Todos sabían que el que pagaba era Pablo Crespo"Recuerdo que usa una (talla) 52 generosa o 54 de americana y una 56 de pantalón, porque tiene bastante cadera. Al final nos tuvo que dejar un traje con el que se sintiese cómodo, lo desmontamos por completo para copiarlo. Fue un trabajo de chinos, pero se hizo", ha apuntado.

Durante el interrogatorio de la fiscal, José Tomás ha asegurado que en la tienda de ropa "todos sabían que el que pagaba era Pablo Crespo", de modo que las prendas encargadas para Camps, Costa, Rafael Betoret, Víctor Campos y Pedro García se anotaban en su cuenta. "Todo se consideraba Comunidad Valenciana", ha insistido.

"Yo tomé medidas a Camps en noviembre de 2005 por primera vez. Jamás ha consentido que nadie le hiciera nada sin estar yo presente", ha relatado Tomás, quien ha explicado que uno de los primeros encargos del expresident correspondió a tres americanas "muy marcadas" que en principio no se "atrevió" a ponerse. En total, Francisco Camps se confeccionó tres americanas y cuatro trajes en Milano, según el testimonio de Tomás.

A preguntas de la fiscalía, Tomás ha afirmado que no tiene ninguna enemistad con los dos imputados: "Al contrario, los quería muchísimo y me duele en el alma" lo sucedido, al tiempo que ha negado cualquier ofrecimiento por parte del ministerio fiscal para declarar en uno u otro sentido.

"Sácame de esta situación"

Por otro lado, José Tomás ha asegurado que Camps le pidió por teléfono un día antes de declarar aquel ante la Policía, el 8 de febrero de 2009, que le sacase de esa situación y le prometió: "Aquí abajo no te faltará de nada". El presidente del tribunal, Juan Climent, ha admitido como prueba, a petición de la acusación popular, los tiques originales (impresión de los verdaderos) de los que obran en la causa con un nombre tachado que, según Tomás, es el de Camps. Dichos tiques obran, según el testigo, en la causa principal del denominado 'caso Gürtel', cuyo sumario conoce por estar imputado, y fueron facilitados por Eduardo Hinojosa. Las defensas de Camps y Ricardo Costa han presentado una protesta por no constar el método de obtención de esa fotocopia, ser extemporánea y producir indefensión, entre otros motivos.

Toda la vida he sido votante del PP y sentía verdadera admiración por este señor El sastre ha explicado que supo de los cambios en la facturación cuando el responsable de informática, Francisco Ferre, le confesó que hizo modificación en los registros en presencia de la contable Raquel Vázquez. En su declaración de esta tarde como testigo y a preguntas del abogado de la acusación popular, José Tomás ha relatado de Camps le llamó unas cuatro o cinco veces el domingo anterior a su declaración y que ambos hablaron durante al menos media hora cada vez. También ha asegurado que el día siguiente recibió de nuevo varias llamadas de Camps espaciadas en el tiempo y que no respondió a ninguna porque estaba declarando.

Asimismo no cree que el expresidente rechazase los cuatro trajes que encargó en Milano porque se opusiese a recibir regalos, sino "porque no le quedaban bien". Tomás ha insistido en que nunca ha dicho que Camps se pagase su trajes en ninguna de sus declaraciones anteriores.

A preguntas del letrado Virgilio Latorre, el sastre de Forever Young ha reiterado que no siente animadversión contra los acusados y que le duele su situación. "Toda la vida he sido votante del PP y sentía verdadera admiración por este señor (Camps), pero a mí se me responsabiliza de haber dicho la verdad como si fuese un traidor", ha añadido. "Camps no pagaba nada porque desde que entraba por la puerta hasta que salía yo le acompañaba", ha asegurado Tomás, quien ha asegurado que Costa también era cliente y tenía ficha.

Las facturas falsas

El testigo Miguel Marqués, que también ha declarado este lunes en el juicio, ha reconocido que 17 de las 19 facturas falsas que se emitieron en la tienda Forever Young fueron realizadas por uno de los encargados de la tienda, llamado Javier García, y no por el sastre José Tomás.

Ha declarado que la tienda modificó las facturas tras el despido del sastre Además ha reconocido que conoce a Pablo Crespo y a Álvaro Pérez como clientes y que "en el acto de la venta nunca jamás pagaban", aunque sí lo hacían "por transferencias o cheques bancarios", según los comentarios que él mismo escuchaba en el establecimiento.

El testigo ha asegurado que cuando  José Tomás fue despedido de la tienda, la contable Raquel Vázquez y los encargados de la tienda "estuvieron sacando talones" y haciendo facturas nuevas cuando el establecimiento permanecía cerrado.

El testigo ha afirmado que oyó a Hinojosa decir sobre José Tomás: "Ahora se va a enterar el cabrón este de lo que vale un peine" justo tras entrevistarse con el coordinador de Justicia del PP, Federico Trillo.

Consulta aquí más noticias de Valencia.