Tatiana Sánchez, vecina de Zaragoza, denunció en el juzgado de guardia de esta localidad que tras avisar a la Policía y llegar estos a su casa, la conminaron a acompañarles a comisaría a interponer una denuncia contra su pareja, a lo que ella se negó.

Finalmente accedió, aunque pidió que le dejaran quitarse el pijama y dejar agua y comida a sus tres perros antes de partir, cuando uno de los policías le esposó y fue ahí cuando todo se enredó, según una información aparecida en El Mundo.

Denunció que le citaban por nombre masculino a la vez que le llamaban loca

Un parte médico recoge lesiones en manos, antebrazo y cuello de Tatiana provocada por los agentes. Narra que además sufrió todo tipo de "burlas y desprecios", ya que le llamaban loca, le citaban por su nombre masculino (Pedro) y le cacheaban sin respeto, según denunció Tatiana.

Su destino fue el calabozo, del que fue liberada sin cargos a los dos días. Tatiana y su pareja regresaron a su casa, en la que dos de su perros le recibieron con alegría, el otro había muerto.