Mario Monti, el elegido para recomponer una Italia inmersa en plena crisis política y económica

Mario Monti, excomisario europeo de la Competencia.
Mario Monti, excomisario europeo de la Competencia.
Vincent Kessler/ REUTERS

El excomisario europeo de la Competencia Mario Monti, de 68 años, es el hombre que ha sustituido a Silvio Berlusconi como primer ministro de Italia. Y lo hace al frente de un Gobierno técnico de transición formado para evitar el desastre económico al que parece conducirse Italia, acosada por los mercados y con su prima de riesgo en cifras que en su día propiciaron el rescate de Grecia e Irlanda. De su éxito depende también el futuro económico de la Unión Europea. Monti ha elegido para esta tarea a un selecto grupo de tecnócratas, reservándose para si mismo el Ministerio de Economía.

Fue nombrado senador vitalicio del país por el presidente Giorgio Napolitano. De esta manera, además de ser un tecnócrata, es ahora también un parlamentario y jefe del Ejecutivo. La Constitución italiana contempla la figura del senador vitalicio, puesto al que acceden automáticamente todos los exjefes de estado y aquellas personalidades que por su valía merecen esta distinción, que otorga el presidente de la República.

Nacido en Varese, norte de Italia, el 19 de marzo de 1943, es, desde el miércoles, el más joven de los actuales senadores vitalicios. Cursó estudios clásicos en los jesuitas en el Leon XIII de Milán, que le dejaron la impronta de una capacidad de análisis casi cartesiana. Después se doctoró en Ciencias Económicas y Comerciales por la Universidad Bocconi para ampliar posteriormente su formación en la Universidad de Yale, en Estados Unidos.

Tras realizar un período de prácticas en la Dirección General de Asuntos Económico y Financieros de la Comisión Europea (1964-65), inició su actividad como profesor asistente en la Universidad Bocconi de Milán. Fue en los años 70 cuando fue captado por Guido Carli y Gianni Agnelli, que lo introdujeron en los círculos de poder financiero italiano y pasó a formar parte de consejos de administración de Fiat, Generalli y de la propia Comit.

Entre 1971 y 1985 fue profesor de Teoría y Política Monetaria en la Universidad de Bocconi, en la que desde 1985 y hasta 1994 fue profesor de Economía Política y director de su Instituto de Economía Política. Además fue rector entre 1989 y 1994 y presidente en 1994 de esa universidad.

Como experto en materia económica participó en distintos comités del Tesoro italiano e intervino entre 1987 y 1988 en el Comité de redacción de la Ley de Competencia y de 1988 a 1990 en el Grupo de Trabajo para la preparación de Italia al Mercado Interior. Prestigioso profesor de economía política y presidente de la Universidad Bocconi de Milán. Ha sido miembro de la Comisión Europea entre 1994-2004.

Multó a Microsoft con 497 millones de euros

Una de sus acciones más polémicas, mientras estaba al frente de la comisaría de Competencia fue las acciones que emprendió para evitar el monopolio de Microsoft, a la que multó con 497 millones de euros. También fue el encargado de bloquear la fusión entre General Electric y Honeywell.

Entre los numerosas organizaciones de las que forma o ha formado parte (miembro del Consejo de Dirección de Coca-Cola, consejero internacional de Goldman Sachs) destaca su labor como presidente de la Comisión Trilateral, una organización internacional neoliberal, muy cuestionada, creada por David Rockefeller para rediseñar la economía mundial.

La política que se hacía en Bruselas le gustaba más que la de la Italia de las eternas divisiones. Hace diez años ya dijo: "Jamás he manifestado ninguna buena disposición por ningún partido italiano". Quizá por el temor de encontrar las condiciones adecuadas, hasta ahora ha evitado la llamada para formar parte del Gobierno. Ya en el 2001 rechazó ser ministro de Exteriores y en 2004 de Economía.

Reservado, con apariciones públicas muy medidas y siempre que puede junto a su esposa Elsa, con quien tiene dos hijos, lleva un estilo de vida que huye de la excesos y frivolidades. Pasa las vacaciones en compañía de pocos amigos en Engandina, un valle alpino del extremo oriental del cantón de los Grisones, al este de Suiza.

Firme defensor de la moneda única como "un legado" para la posteridad, Monti siempre ha apostado  por activar el crecimiento económico de Italia a través de reformas estructurales que ayuden a la contención de la deuda interna.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento