Imagen de Gadafi muerto
El cadáver del líder libio Muamar el Gadafi es trasladado en una ambulancia a un hospital en Misrata. Guillem Valle / EFE

El dictador Muamar el Gadafi "ha sido asesinado" este jueves en su ciudad natal, Sirte, según ha confirmado el primer ministro de Libia, Mahmoud Jibril, en una comparecencia de prensa. Las circunstancias que rodean a la muerte del exlider libio son aún confusas y, de hecho, no está claro si murió durante un tiroteo con los rebeldes libios o fue ejecutado por sus captores. Su hijo Mutasim Gadafi también falleció este jueves. Los cadáveres de ambos fueros trasladados a la ciudad de Misrata.

La cadena Al Jazzeera, por su parte, emitió un vídeo en el que se ve el supuesto cadáver de Gadafi en el suelo, rodeado de rebeldes, tras ser abatido a tiros durante su huída. El exmandatario iba en un convoy que había sido atacado por la OTAN: la organización ha confirmado que, efectivamente, este jueves ha bombardeado a un convoy que escapaba de Sirte. Sin embargo, en otro vídeo emitido por la misma cadena se ve a  Gadafi minutos antes de morir, en pie y zarandeado por los rebeldes. Esta grabación ha levantado las sospechas de que el líder libio podría haber sido ejecutado.

Gadafi se refugió en "un desagüe bajo una carretera secundaria" Tras el ataque, Gadafi se refugió en "un desagüe bajo una carretera secundaria", según ha explicado Ben Farmer, un reportero del Daily Telegraph, y allí fue capturado y "asesinado" por "los combatientes", según el ministro de Información del CNT, Mahmud Shamman.

La muerte de Gadafi se produjo tras un intercambio de disparos entre su guardia personal y los rebeldes que fueron a apresarle. Esto ocurría un par de horas después de que Sirte, ciudad del centro del litoral libio que estaba bajo el asedio rebelde desde hace dos meses, fuera tomada definitivamente.

"La ciudad de Sirte ha sido totalmente liberada, pero los combates no han terminado. Los gadafistas han huido hacia las afueras y nuestras fuerzas les persiguen", decía uno de los jefes militares rebeldes hacia las 11 h, hora española. En esos momentos, el paradero de Muamar el Gadafi era desconocido.

Uno tras otro, miembros de las tropas rebeldes así como del Gobierno libio han ido aportando durante la mañana datos sobre la captura y muerte del coronel, aunque hasta que el vicepresidente del CNT, Abdelhafiz Ghoga, ha hablado para la prensa, el cruce de informaciones de fuentes citadas por los medios, incluida la televisión estatal libia, hacía imposible saber qué había sucedido.

Se han sucedido las celebraciones espontáneas en las calles de Bengasi y en Trípoli Las primeras informaciones hablaban de que Gadafi yacía herido grave y que había sido alcanzado por disparos en sus dos piernas. La hipótesis de que la OTAN había acabado con él también se ha manejado. Cuando los rumores de la muerte de Gadafi han empezado a conocerse, se han sucedido las celebraciones espontáneas en las calles de Bengasi y en Trípoli, gritos, vítores, pitidos en los coches, bengalas y disparos al aire.

El primer ministro de Libia, Mahmoud Jibril, ha explicado tras confirmar el asesinato del exlíder libio que varios expertos estaban en una morgue de Misrata investigando cómo se produjo su muerte, según Lindsey Hilsum, de Channel 4.

Reacciones

Varios líderes internacionales han valorado ya las consecuencias de la muerte de Muamar al Gadafi. El secretario de la ONU, Ban Ki Moon, ha dicho que el día de hoy marca una "histórica transición para Libia". Por su parte, el primer ministro británico, David Cameron, ha tenido un recuerdo para todas las víctimas de la "brutal dictadura" de Gadafi. Libia entra ahora en una nueva fase, en la que "la atención y los esfuerzos se centrarán en la reconstrucción social, política y económica del país", según la ministra española de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez.   

Sin tener confirmación de la muerte del coronel, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, aseguró que su posible captura "no garantiza el fin del conflicto" en Libia pero que su país concede credibilidad a la muerte del exlíder libio; por último, los presidentes del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, han expresado en un comunicado conjunto que la desaparición de Gadafi "marca el final de una era de despotismo y represión" sufridas "demasiado tiempo" por el pueblo libio. "La guerra en Libia ha terminado", ha declarado el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi.