Merkel abre con Papandréu una ronda clave para el paraguas de rescate europeo

  • El siguiente tramo de la ayuda al país es indispensable para que pueda pagar sus sueldos.
  • La canciller inicia una ronda clave para el futuro del Fondo de Estabilidad Financiera.
  • La visita de los inspectores a Grecia para autorizar el rescate sigue sin fecha.
Angela Merkel
Angela Merkel
EFE

La canciller alemana, Angela Merkel, abre este martes con el primer ministro griego, Yorgos Papandréu, de visita en Berlín, una ronda clave tanto para el futuro del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) como para la credibilidad de su liderazgo, a escala doméstica y global.

Papandréu será recibido este martes por la jefa del Gobierno, diez días después de la teleconferencia en formato tripartito con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y a la espera de que la troika -Banco Central Europeo (BCE), Fondo Monetario Internacional (FMI) y Comisión Europea (CE)- se decida a regresar a Atenas.

La presión internacional sobre Grecia es enorme y persistente, puesto que de la misión de la troika, y correspondiente informe, depende que se desbloquee el siguiente tramo de la ayuda al país, indispensable a su vez para que éste pueda pagar sus sueldos.

El regreso a Atenas de los inspectores, previsto para principios de esta semana, se ha vuelto a retrasar porque el Gobierno griego todavía no ha aprobado todos los ajustes necesarios para cumplir los objetivos de déficit, ni ha puesto en marcha las reformas y privatizaciones comprometidas. Los inspectores deben certificar si Grecia cumple las condiciones para recibir un nuevo tramo de ayuda urgente de 8.000 millones de euros, sin la cual Atenas no podrá pagar salarios y pensiones en octubre. El nuevo aplazamiento hará imposible que la asistencia se apruebe en el Eurogrupo del 3 de octubre, según ha dicho el portavoz de Asuntos Económicos, Amadeu Altafaj.

"Esperamos que el regreso sea pronto, pero no puedo anunciar ninguna fecha concreta", ha explicado Altafaj. En todo caso, ha asegurado que se han realizado "progresos significativos" en las negociaciones, especialmente durante la reunión del FMI en Washington el fin de semana, y que prosigue el trabajo "a nivel técnico".

El portavoz ha insistido que la UE no abandonará a Grecia y que una quiebra incontrolada o una salida de la eurozona de Atenas tendría graves consecuencias para el conjunto de Europa y para el resto del mundo.

Rescate permanente

Para Merkel, la visita de Papandréu  será de nuevo ocasión para su apostolado a favor del FEEF. La canciller ha convertido la aprobación de la reforma en trascendental, en medio del temporal de largo recorrido que envuelve la eurozona y de acuerdo a las resoluciones de la cumbre del 21 de julio, a ratificar por los Parlamentos nacionales de los 17 socios.

El FEEF debe entrar en función hasta que se articule el futuro mecanismo de rescate permanente, teóricamente a partir de 2013, pese a que en medios alemanes se afirmaba estos días que Alemania quiere acelerar ese proceso de transición. Este lunes, el comisario europeo de Asuntos Monetarios, Olli Rehn, reconoció que se está reflexionando sobre la posibilidad de fortalecer el fondo europeo para el rescate del euro.

Sin embargo, horas después el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, descartó horas después una segunda ampliación del fondo de rescate del euro, saliendo al paso a rumores y conjeturas que apuntaban a la introducción de un mecanismo que permitiera un aumento automático de la dotación del mismo, según las necesidades del mercado. "Nadie está pensando en algo así, eso es claro", dijo Schäuble en declaraciones a una cadena de television.

No a los eurobonos

La canciller, en una entrevista en la televisión alemana, recordó que los países implicados deben "responder a sus obligaciones" y, de no hacerlo, "atenerse a las consecuencias". Llegado el caso, deberán "ceder parte de su soberanía", advirtió Merkel.

Con la promesa de mano dura contra reincidentes pretende la canciller vencer los temores del ciudadano común a que Alemania entre en una dinámica de rescate permanente de socios en problemas. A estos recelos se unen los de un sector de los diputados de la coalición a que el paraguas de rescate futuro derive en una suerte de mecanismos de transferencias automáticas.

La determinación con la que Merkel defiende el FEEF es pareja a su rechazo tajante a la emisión de eurobonos, la fórmula que desearían muchos de sus socios de la eurozona y que la canciller niega una y otra vez.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento