Ley de Casas Baratas
La recreación de una cocina de 1911 en la exposición de Fomento. Ministerio de Fomento

La de 1911 fue la primera que en España plasmó el derecho a una vivienda dignaDice el artículo 47 de la Constitución de 1978: "Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación".

Y aunque hoy es cuestión polémica (¿si la Carta Magna lo señala como derecho por qué los poderes públicos no toman medidas para hacerlo realidad?), hubo un tiempo en que ni siquiera el papel recogía el derecho a una vivienda digna.

Se cumpla o no, lo cierto es que esa conquista social no era nueva. Fue en 1911 cuando por primera vez en España se registró una ley que consideraba un derecho poder vivir en una vivienda digna. Era la "Ley de Casas Baratas". Una exposición del Ministerio de Fomento recuerda este aniversario.

La primera ley española que plasmó ese derecho fue aprobada en 1911, hace cien años. Se trataba de impulsar la construcción de casas de propiedad o de alquiler edificadas, con ayudas oficiales o préstamos de bajo interés, y dirigidas a la clase obrera o media-baja de la época.

Buenas casas en nuevos barrios

Solían ser de una o dos plantas y se edificaban en los alrededores de las ciudades. La idea era facilitar a sus habitantes una vida más confortable y sostenible, tanto desde el punto de vista sanitario cómo medioambiental.

Estas viviendas de baja densidad constructiva, se gestionaban en régimen cooperativo o vinculadas a instituciones públicas, ayuntamientos, partidos políticos, etc.

Ejemplos que quedan de aquella elogiable labor son el Barrio Ciudad Jardín de Málaga, las Cases Barates de Tarragona, Can Peguera y el Bon Pastor de Barcelona o la Colonia de la Prensa, en el madrileño barrio de Carabanchel.

La de Madrid fue la primera colonia de España subvencionada por esa ley ahora centenaria. Hoy apenas queda una decena de las 33 casas de estilo modernista que se levantaron. Chalés subvencionados y baratos pero palacios para aquella época (y casi para la actual): dos plantas, cuatro habitaciones, tres baños, comedor, sala de estar, despacho, despensa, terraza y hasta parcela con jardín.

Exposición en Fomento hasta noviembre

Ahora, la sala de exposiciones del Ministerio de Fomento, La Arquería de Nuevos Ministerios, acoge hasta el 13 de noviembre, una muestra que recuerda el centenario de aquella ley.

'Casas Baratas, 1911. Centenario de la primera Ley' propone al visitante un viaje en el tiempo hasta el primer tercio del Siglo XX. Traza un itinerario que va desde las duras condiciones de la vivienda obrera, en chabolas y corralas, hasta las pulcras viviendas de las cooperativas. Todo expresado en escritos, recreaciones espaciales, fotografías, planos y maquetas.