La Policía noruega ha asegurado que el atentado en el centro de Oslo y el tiroteo en un campamento de las juventudes socialdemócratas podrían estar relacionados. La clave es un hombre detenido por el ataque en Utøya, que podría haber sido visto también en el centro de Oslo momentos antes de la explosión.

En una comparecencia ante los medios, un portavoz de la Policía ha mencionado que el detenido, de aspecto nórdico, iba armado con un fusil automático. Iba con uniforme policial, aunque jamás ha pertenecido al cuerpo.

Según ha informado la Policía, poco antes de la explosión en el centro de Oslo, un individuo con un uniforme parecido fue visto conduciendo un automóvil que no era del cuerpo.

Consejo de ministros esta noche

Por otra parte, el primer ministro noruego, Jens Stoltenberg, ha comparecido en la televisión para pedir a la población de la capital que sigan las intrucciones de la Policía y no salgan de sus casas.

El líder nórdico ha aparecido visiblemente afectado y ha asegurado que estaba "impactado" por "haber estado en el edificio atacado" y "conocer" a algunas de las víctimas mortales. Igualmente ha avanzado que no se dará el nombre de las víctimas y que se contactará únicamente con sus familias.

No descartan nuevas bombas

En una rueda de prensa anterior, la Policía ya había confirmado que la potente explosión que ha sacudido el centro de Oslo ha sido un atentado. Las autoridades no descartan que durante la investigación se encuentren más bombas.

El portavoz policial ha señalado que se están controlando aeropuertos y otras terminales de transporte.

Las autoridades no han confirmado que se trate de un coche bomba, aunque en un primer momento varios medios noruegos lo indicaron así, al encontrarse en la zona restos de un vehículo.