Los acampados se mantienen en Sol pese a la lluvia y a la prohibición de la Junta Electoral

Miles de personas seguían, ya de noche, concentrados este miércoles en la Puerta del Sol.
Miles de personas seguían, ya de noche, concentrados este miércoles en la Puerta del Sol.
JORGE PARÍS

Todas las miradas están puestas en la Puerta del Sol. Miles de personas, sobre todo jóvenes pero también mayores, se han vuelto a reunir este miércoles en la céntrica plaza madrileña como en días anteriores reclamando cambios políticos y sociales en nuestro país. Incluso había más que los 10.000 calculados este martes. Y todo pese a que horas antes la Junta Electoral Provincial de Madrid desautorizara la concentración, convocada por el Movimiento 15 de mayo. La Delegación del Gobierno en Madrid recordó que haría cumplir la ley "con los medios necesarios", sin dar más precisiones.

El acto estaba convocado para las 20.00 horas, pero ya mucho antes la plaza estaba llena de gente. La Policía, presente desde las siete de la tarde, controlaba los accesos aunque no impidió la entrada a nadie. Al principio sí revisaba, por ejemplo, los bolsos y mochilas de las personas y pedía los carnés de identidad. Al menos había una decena de furgones policiales en la Puerta del Sol, a los que se sumaban otros que se encuentran en las calles aledañas. Un helicóptero policial sobrevolaba la zona constantemente a última hora de la tarde.

Los cánticos de estos días ya se oían incluso antes de que empezara de forma oficial la concentración. "No hay pan para tanto chorizo" era de lo más gritado. Las pancartas tampoco faltaban reclamando más democracia. Casi no había huecos en la plaza y ni la repentina lluvia hizo que la gente se marchara.

Incluso había más lonas para cubrir a los que tuvieran dudas ante el mal tiempo. Pasadas las 21.30 horas, muchos de los concentrados ya optaron por sentarse en el suelo. El cansancio ya se notaba. Una nueva acampada estaba a la vista y se empezó a preparar a medianoche. Fue entonces cuando empezó a llover con fuerza en el centro de Madrid, algo que hizo que muchos se fueran, aunque la mayoría permanecía en la plaza dispuestos a pasar la noche.

"Llueve y llueve y la plaza no se mueve", han coreado los participantes en la concentración, mientras varios activistas hacían acopio de colchones y sillas para pasar la noche.

El ambiente ha sido, de nuevo, festivo y hasta había personas disfrazadas. Además, los organizadores pedían que nadie cantara nada contra el PP y el PSOE para hacer que la concentración no tuviera un contenido partidista. Sí se coreaba a la Policía "De aquí no nos movemos" o "No pasarán". Uno de los portavoces se dirigió a los congregados para pedirles que permanecieran unidos y que no provocaran a las Fuerzas de Seguridad, tras subrayar que "esto es un campamento de paz". Un grupo de jóvenes colocó un cartel en uno de los accesos al metro que tapa el nombre original y lo rebautiza como 'Plaza solución'.

Los medios de comunicación también prepararon un amplio dispositivo en la plaza. Se veían periodistas y fotógrafos en azoteas, balcones y andamios cubriendo todo lo que ocurría. Y eso pese a las dificultades existentes para comunicarse, puesto que, como ocurrió el martes, la red telefónica estaba saturada ante el amplio uso que se estaba haciendo.

Y es que muchos manifestantes estaban contando lo que ocurría en Twitter desde sus móviles. Los hashtag relacionados con la concentración como #notenemosmiedo, #esunaopcion, #yeswecamp y el ya clásico #acampadasol reciben mensajes cada segundo. 20minutos.es también está contando todo al minuto desde la cuenta @20mdirecto.

Sobre las 2.00 horas se celebraron reuniones de todos los comités en los que se organizan los acampados. Sin embargo, la lluvia canceló la asamblea central porque no cabían todos bajo el refugio de la lona central.

Prohibición

La Junta Electoral Provincial de Madrid prohibió esta concentración con el argumento de que "no se considera que concurran causas extraordinarias y graves que justifiquen la urgencia de la convocatoria solicitada en un espacio de 24 horas", según indicaron fuentes cercanas a este organismo arbitral electoral. La Junta notificó esta resolución a la Delegación del Gobierno en Madrid, donde por la mañana se celebró una reunión con algunos de los convocantes de la protesta, a los que se les informó que la última palabra la tenía la Junta Electoral. Incluso la megafonía y las pantallas del metro madrileño advertían antes de que comenzara el acto a sus usuarios de que no acudieran a la concentración "al no estar autorizada". No se ha hecho ninguna referencia a si una nueva acampada en Sol está prohibida.

Un portavoz de los concentrados en la Puerta del Sol llegó a asegurar que si van a desalojarlos, se van a resistir "pacíficamente" y que si les echan, volverán este jueves. 'La Junta Electoral no nos va a parar', rezaba la pancarta de papel de unos cinco metros. También se distribuyeron octavillas en las que se reivindicaba el derecho de reunión sin autorización previa recogido en la Constitución Española de 1978.

La organización también ha anunciado la convocatoria de una manifestación para el sábado coincidiendo con la jornada de reflexión para las elecciones municipales y autonómicas del domingo.

Otras ciudades

En el resto de España se han repetido escenas similares. En Barcelona, 2.000 personas se han reunido de nuevo en la plaza de Cataluña, imagen que se ha repetido en la plaza del Ayuntamiento de Valencia. La acampada también sigue en la plaza del Pilar de Zaragoza y en Alicante la concentración se ha celebrado en la plaza de La Montañeta. Sevilla, A Coruña, Salamanca, Santiago de Compostela y Oviedo son otras ciudades en las que ha habido concentraciones. Incluso en Londres decenas de personas se congregaron ante la Embajada española en señal de protesta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento