Portugal ha decidido pedir ayuda financiera a la Unión Europea con una demanda expresa remitida este miércoles mismo a la Comisión, según anunció el primer ministro dimisionario luso, el socialista José Sócrates.

El primer ministro portugués volvió a responsabilizar a la oposición En un mensaje al país, Sócrates recordó que intentó evitar hasta el último momento esta decisión, pero que ha debido tomarla porque el agravamiento de la crisis financiera se ha vuelto una "amenaza para la economía del país".

El primer ministro portugués volvió a responsabilizar de la necesidad de pedir ayuda al rechazo de la oposición a su cuarto plan de ajuste económico, que motivó la renuncia del Ejecutivo el pasado 23 de marzo y ha puesto al país en una debilidad financiera "sin precedentes".

"Siempre encaré un pedido de ayuda externa como último recurso, pero hemos llegado al momento en que no tomar esa decisión acarrearía riesgos que el país no debe correr", dijo Sócrates tras celebrar un Consejo de Ministros de urgencia. El primer ministro reconoció la "creciente dificultad" de Portugal para acceder a la financiación del mercado "en condiciones normales" y subrayó que ha pedido ayuda a la UE tras "evaluar todas las alternativas".

La crisis "tenderá a agravarse aun más si no se hace nada", subrayó tras informar de que habló previamente con la oposición y con el presidente portugués, el conservador Aníbal Cavaco Silva.

Siempre encaré un pedido de ayuda como último recurso Horas antes, el ministro portugués de Finanzas, Fernando Teixeira dos Santos, reconoció que "es necesario" recurrir a la financiación europea, en un cambio de postura del Gobierno socialista luso, opuesto hasta ahora a pedir esa ayuda a Bruselas.

En una declaración a la prensa, el ministro condicionaba la petición de fondos a través de los mecanismos europeos a que sea respaldado por las principales fuerzas políticas nacionales. También el ministro de Asuntos Parlamentarios, Jorge Lacao, aludió a la posibilidad de pedir un rescate financiero al subrayar en la Asamblea Legislativa que el Ejecutivo "actuará patrióticamente" para defender los intereses nacionales en materia de financiación externa.

En ese sentido, el principal partido opositor de Portugal, el Social Demócrata (PSD, centro-derecha), anunció que respaldará al Gobierno socialista en funciones en la petición de una ayuda a la UE porque se trata de "una medida de apoyo" que contribuye a la seguridad nacional.

Debilidad

El anuncio de Portugal se produjo el mismo día en que el país ha llevado a cabo una nueva subasta de bonos, en la que se han vuelto a evidenciar los altos intereses que paga Portugal para refinanciar su deuda a corto plazo. Su dificultad para acceder a los mercados se reflejó en la colocación de 1.005 millones de euros a seis y doce meses a un interés del 5,11% y del 5,90%, respectivamente, mucho más alto que el 2,98% y 4,33% de las últimas emisiones del mismo tipo.

La CE permanece preparada para examinar cualquier petición Y es que la dimisión del Ejecutivo, el pasado 23 de marzo, a causa del rechazo en el Parlamento de su último plan de austeridad y la convocatoria para el próximo 5 de junio de comicios legislativos anticipados han debilitado la situación del país a los ojos de los inversores. La demanda de la subasta fue 2,3 veces superior a la oferta en el plazo más corto, en el que se vendieron 550 millones de euros, y 2,6 en el más largo, que colocó 455 millones. La emisión, que siguió a otra de 1.650 millones a quince meses, colocada la semana pasada, se produjo cuando la percepción de riesgo sobre la situación lusa se hace sentir también en los títulos a largo plazo que cotizan en el mercado secundario.

Por otro lado, los responsables de las mayores instituciones privadas del país, el Banco Comercial Portugués (BCP), el Banco Portugués de Inversión (BPI) y el Banco Espírito Santo (BES), habían advertido públicamente de que Portugal necesitaba lo antes posible un préstamo para prevenir la escasez de liquidez.

La Comisión Europea está preparada

Tras el anuncio de Sócrates, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, informó de que la CE tramitará la petición de asistencia financiera de Portugal "lo más rápido posible, de acuerdo con las normas aplicables". Durão Barroso reiteró, además, su confianza en la capacidad de Portugal "de superar las dificultades". Mientras, el Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo en un breve comunicado que no ha recibido solicitud de ayuda financiera de Portugal, pero insistió en que está listo para ayudar al país.

El presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker, consideró que el rescate a Portugal ascendería a 75.000 millones en unas declaraciones que efectuó con motivo de la celebración de una cumbre de líderes de la UE, el 24 de marzo pasado. El rescate de Portugal y los siguientes pasos serán examinados en las reuniones que los ministros de Finanzas de la Unión Europea celebrarán los próximos viernes y sábado en Budapest.