Caja Mediterráneo solicita apoyo del FROB tras la ruptura de Banco Base

El presidente de Caja Mediterráneo, Modesto Crespo, y la directora general de la entidad, María Dolores Amorós (d), en la asamblea general extraordinaria.
El presidente de Caja Mediterráneo, Modesto Crespo, y la directora general de la entidad, María Dolores Amorós (d), en la asamblea general extraordinaria.
EFE/Morell

Caja Mediterráneo solicitará apoyo financiero del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) tras el rechazo de Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria de no continuar en Banco Base. "CAM se propone solicitar apoyo financiero del FROB", según ha anunciado este jueves la entidad en un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Para ello, según señaló la caja alicantina, analiza con el Banco de España la correspondiente estrategia y calendario de cumplimiento de los requisitos de capital establecidos en el Real Decreto-ley para el reforzamiento del sistema financiero, que someterá a su consejo de administración a la mayor brevedad posible.

El presidente de CAM, Modesto Crespo, ha convocado al consejo de administración en el que analizarán las nuevas posibilidades de asociación con otras entidades o de captación de recursos y cumplir así con los requisitos del Banco de España y del Gobierno. Aunque no hay fecha, fuentes cercanas a la entidad han apuntado que el consejo podría celebrarse este mismo viernes.

Asimismo, la entidad ha comenzado a asesorarse sobre las consecuencias jurídicas del rechazo de Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria de no continuar en Banco Base y ha avanzado que efectuará "todas las reclamaciones que procedan", según ha informado la CAM en un comunicado. La fusión de Banco Base se rompe después de que su consejo de administración ratificara esta semana lo acordado por unanimidad el pasado 23 de marzo de solicitar al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) 2.784 millones de euros, lo que supone casi duplicar las necesidades de capital de 1.447 millones identificadas por el Banco de España.

También en relación a la ruptura de Banco Base se ha pronunciado este jueves el vicepresidente primero de Cajastur, Santiago Martínez Argüelles, que ha destacado que "inicialmente" puede funcionar una alianza similar a este banco que esté formada por tres cajas de ahorros y sin la presencia de la Caja del Mediterráneo (CAM). A preguntas de los periodistas, el concejal del Ayuntamiento gijonés ha afirmado que el siguiente paso es que tanto la entidad asturiana como Caja Cantabria y Caja Extremadura se miren a si mismas para ver si superan los requisitos legales y las posiciones de solvencia.

En el caso de Cajastur, los datos son "alentadores", aunque ha de desarrollarse una análisis y remitir las soluciones previstas al Banco de España para contar posteriormente con las decisiones de los órganos de administración y gobierno de las tres cajas.

"Una mala noticia para el sector"

El presidente del Instituto de Crédito Oficial (ICO), José María Ayala, ha considerado que "cualquier paso atrás en el proceso de consolidación del sector financiero es negativo", en referencia a la ruptura del proyecto de Banco Base que iba a aunar a Cajastur, Caja Cantabria, Caja Extremadura y la CAM. En su intervención en las Tertulias Sociales y de Economía del Entorno Empresarial (Aragonex), Ayala dijo que "no es bueno" que el proyecto de integración de estas cajas no se haya podido apuntalar.

Preguntado por la posibilidad de que el Banco de España intervenga la CAM -con la que las asambleas de Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura han rechazado fusionarse-, se limitó a decir que "intervención es una palabra fea", y se refirió a la necesidad de ir a un "plan B" para la entidad alicantina. Añadió que dicho plan requerirá de un diagnóstico previo para ver qué medidas se pueden acometer para dotar de competitividad a la CAM.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento