Respuesta publicitaria
Anuncio de KFC para pedir disculpas por su crisis en Reino Unido. KFC

La empresa estadounidense de comida rápida KFC ha sufrido esta semana una severa crisis de imagen en Reino Unido. El motivo es lo peor que les podía pasar: se quedaron sin pollo. El problema fue tal que hasta 600 de sus restaurantes en Gran Bretaña tuvieron que cerrar.

Ahora, tras pedir disculpas sinceras a sus clientes, han lanzado una ingeniosa campaña publicitaria para completar su apología.

Para ello juegan con el nombre de la cadena, KFC (las siglas de Kentucky Fried Chicken) y lo han convertido en FCK (las consonantes de la palabrota fuck, que significa "joder"). Y de nuevo, un sincero "Lo sentimos".