Un cuenco chino comprado por 30 euros en un mercadillo podría ser subastado por casi 420.000

Un cuenco chino comprado por 30 euros podría ser subastado por casi 420.000.
Un cuenco chino comprado por 30 euros podría ser subastado por casi 420.000.
SOTHEBY'S

Un pequeño cuenco chino con detalles florales que fue comprado en un mercadillo de objetos de segunda mano por 35 dólares (menos de 30 euros) podría alcanzar los 500.000 dólares (unos 417.000 euros) en una subasta de Sotheby's, después de que se descubriera que se remonta a la dinastía Ming (1368-1644).

La pieza fue adquirida en el estado de Connecticut, en el típico puesto de objetos usados que muchos estadounidenses ponen a la venta frente a sus casas cuando planean mudarse.

El comprador, cuya identidad no ha revelado la casa de subastas, iba de mercadillo en mercadillo en ese estado del este de EE.UU., cuando le llamó la atención el cuenco y sus "intrincados" diseños.

"Lo compró sin dudar por 35 dólares, el precio que le pedían. Intrigado por la pieza, el comprador trajo a Sotheby's el cuenco para que unos especialistas lo evaluaran e inmediatamente se identificó como una pieza excepcional", según un comunicado de la firma.

El 17 de marzo será puesto a la venta en Nueva York por esta casa de subastas, como parte de las dos semanas dedicadas a Asia que se celebra cada dos años.

"Solo se conocen cinco cuencos complementarios, la mayoría forman parte de las colecciones de renombrados museos, dos en el Museo Nacional de Taipei, uno en el Museo Británico y otro en el Victoria & Albert, de Londres", asegura Sotheby's en la nota.

Agrega que la pieza de porcelana tiene la típica factura de la era Yongle (1403-1424), el tercer emperador de la dinastía Ming.

Está elaborada para la corte y muestra una "sorprendente combinación de material supremo y pintura con un diseño ligeramente exótico que caracteriza a la porcelana imperial de este período".

Sotheby's explica que la porcelana Yongle fue impulsada a través de una implicación directa de las autoridades.

"La corte patrocinó la producción a través de grandes pedidos, contrató especialistas para hacer los diseños y seleccionó supervisores para monitorizar toda la organización", lo que desembocó en una nueva profesionalidad a la hora de concebir la porcelana.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento