Un hombre llora desconsolado después de salvar a su perrita de morir enterrada

El hombre rompe a llorar después de salvar al cachorro de una muerte segura.
El hombre rompe a llorar después de salvar al cachorro de una muerte segura.
El hombre rompe a llorar después de salvar a la perrita de una muerte segura.

Alan Whitton es un hombre de Redbridge, Londres, que tenía desde hace un año adoptada a Mitzi, una perrita de la raza Jack Russell Terrier. Este amante de los animales de 49 años la acogió después de que su anterior perro, Tinker, muriese tristemente.

Sin embargo, el pasado miércoles, casi un año después de que Mitzi formara parte de su familia, desapareció durante su paseo matutino. La perrita fue perseguida por un sabueso, por lo que huyó a toda prisa y Alan la perdió de vista.

Su dueño estuvo buscándola durante todo el día y dejó comida y algunos juguetes para ver si aparecía. "No quería irme a casa sin ella, pero era muy tarde y teníamos que marcharnos", contó Alan Whitton a Essex Live. "Era una noche muy fría. No pude dormir, fue un infierno, pensaba que ella iba a morir".

Al día siguiente volvió a la zona con más gente que lo ayudó a buscar y colgó carteles por los alrededores. Pero, otra noche más, tuvo que volver a casa sin ninguna noticia y comenzó a aceptar el hecho de que quizá nunca más encontraría a Mitzi.

Pero entonces, a las 11 horas del tercer día, Alan recibió una llamada de un hombre que decía que había estado por la zona y que su perro había olfateado algo alrededor de un agujero de zorro. "Dejé todo lo que estaba haciendo y fue a investigar", confesó Whitton.

Tras hacer sonar uno de los juguetes favoritos de su perrita, oyó un leve gemido, por lo que Alan se puso a cavar para rescatar a Mitzi, si es que era ella. Y estaba en lo cierto, era su querida mascota, y las cámaras captaron el emotivo momento en el que la sacó y se echó a llorar por haberla encontrado.

"Me desmoroné, me sentí abrumado por la alegría y la incredulidad. Había empezado a perder la esperanza. Fue como un milagro de Navidad, todo el tiempo sentía que estaba en una pesadilla de la que no podía despertar", explicó el dueño de Mitzi.

Después, Alan llevó a su perrita al veterinario y, afortunadamente, no se había hecho ningún daño, solo tenía algunas garrapatas en su cuerpo. Ahora, el hombre está pensando en comprarle un collar con GPS para poder rastrearla en todo momento.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento