Simon Yates
Simon Yates, más líder tras la contrarreloj. EFE

Simon Yates (Mitchelton-Scott) afianzó su maillot rojo en la última contrarreloj de La Vuelta 2018, disputada entre las localidades cántabras de Santillana del Mar y Torrelavega. "Estoy mejorando en la contrarreloj, aunque lentamente", había dicho un día antes el corredor británico. Y así lo demostró.

Lejos de la lucha por la general, la victoria de etapa fue para Rohan Dennis, el pistard australiano del BMC Racing Team que ya se impuso en la primera etapa, también contra el crono. Sólo el neerlandés Steven Kruijswijk (Lotto NL-Jumbo) amenazó con disputarle la victoria tras una gran salida.

Los 32 kilómetros de la etapa se presentaban como una buena oportunidad para los buenos rodadores. Los siete últimos kilómetros estaban libres de repechos, e incluso en ligero descenso.

En el primer punto intermedio, en el kilómetro 10, Alejandro Valverde (Movistar Team) marcó el mejor tiempo de los favoritos, con Yates muy cerca (a 3 segundos) y con Nairo Quintana y Miguel Ángel López ya a 23 del murciano.

En el segundo, en el kilómetro 21,4, los colombianos confirmaron su hundimiento. A estas alturas de la jornada, Yates, de más a menos, superaba en 15 segundos ya a Valverde. En meta, el murciano cedió siete segundos con el líder, por 42 de Quintana y 51 de López.

Así queda la general

Kruijswijk y Enric Mas (Quick Step), cuarto y sexto en la etapa, han sido los otros grandes beneficiados del día.

Yates lidera la general con 33 segundos sobre Valverde, 52 sobre Kruijswijk, 1.15 sobre Quintana y 1.30 sobre Mas.