Voleibol
Imagen de unas jugadoras de voleibol durante los Juegos Olímpicos de Londres. EFE

Se centraba en el caso masculino, pero podría extrapolarse también al femenino. O al voley en su conjunto. Jesús Garrido, presidente de la federación madrileña de voleibol, aseguró este miércoles que el voleibol español sufre "un descenso abrumador" desde que la selección se proclamó campeona de Europa en 2007. "Desde la consecución del campeonato de Europa en Moscú, el voley masculino ha sufrido un descenso abrumador y seguiremos bajando. Creo que la tecnificación está fallando. Ha habido un salto generacional que no se ha llenado desde los Miguel Ángel Falasca, José Luis Moltó, Kike de la Fuente... El voleibol no se puede permitir salir solo de vez en cuando. Hay que mantener una constancia", declaró.

El voleibol no se puede permitir salir solo de vez en cuando. Hay que mantener una constancia

Para el exjugador internacional en más de 200 ocasiones, el futuro tampoco es esperanzador: "Se ha cumplido la amenaza del Consejo Superior de Deportes de aminorar un 42 por ciento la subvención, lo que supone un recorte bestial y que no ayuda. Ahora hay que esperar a que los júniors de oro, que lo han hecho fenomenal, puedan pelearse con los seniors pero creo que van a tardar en conseguirlo. ¿Qué puedo hacer yo? Pues tejer acuerdos con ayuntamientos porque, de momento, no puedo traer a la selección a Madrid porque dudo de que viniesen los mejores ya que las condiciones económicas van a ser muy malas para los internacionales".

Jesús Garrido anunció que uno de sus principales retos, desde que fue elegido el pasado mes de noviembre como presidente de la Federación Madrileña, es "traer eventos y partidos a Madrid y quizás con ello el voley comience a tener más presencia". "Ahora es inviable. No tenemos equipos de nivel y eso es algo que llevo en mi programa porque no concibo Madrid sin uno o dos equipos en Superliga. Tenemos mimbres para poder conseguirlo pero hace falta un trabajo brutal de captación y de tecnificación". Aunque el exjugador admitió que para conseguirlo le aguarda una ardua tarea: "De momento, lo que me propongo es poner un poquito de paz en el voleibol madrileño, lo cual no es nada fácil. Me he encontrado un voleibol de Madrid dividido por intereses particulares de algunos clubes".

Para Jesús Garrido, el hecho de que Madrid consiga ser elegida para albergar los Juegos Olímpicos del 2020 sería "fundamental" para el futuro del voleibol: "Las relaciones con Madrid 2020 son excelentes, entre otras cosas, porque tengo a mi 'hermano' Rafa Pascual trabajando en la candidatura. Estamos todos empujando y cruzando los dedos para que ese 7 de septiembre en Buenos Aires nos elijan". En cuanto a sus aspiraciones, Garrido no descartó optar en un futuro a la presidencia de la federación española. "Por supuesto que es un sueño pero no me pongo plazos. No sé si dentro de cuatro, de ocho o de dieciséis años, pero ¡claro que me encantaría presidir el voleibol español!".