Rafa Nadal estaba exhausto tras las cinco horas de final del US Open ante Daniil Medvedev. El tenista español recibió emocionado el homenaje de toda la pista Arthur Ashe donde les dejó un espectáculo memorable, y quizá por eso no pudo contener las lágrimas con una sorpresa que le tenía guardada la organización.

Tras la protocolaria ceremonia de entrega del trofeo, en los videomarcadores mostraron un montaje con imágenes de los 19 Grand Slams que ha conquistado Nadal. Este, sentado, no pudo evitar las lágrimas al rememorar todo el sufrimiento y trabajo que hay detrás de esos títulos.

Aún emocionado, Nadal explicaba sus sensaciones tras revivir estos momentos. "Ver todas las cosas que he pasado, poder aún estar aquí, es todo muy especial para mi. He pasado por momentos difíciles, físicos especialmente. Cuando tienes problemas físicos, lo mental se vuelve más difícil", admitió.

"Durante mi carrera nunca he sabido si cada victoria es alguna de las últimas oportunidades y siempre lo he vivido así", señalaba un Nadal, que cuando vio el vídeo reflexionó sobre "el camino que llevas, lo que has hecho". "Eso, unido al momento de cansancio o de desgaste mental, de felicidad de haber conseguido la victoria con una pista llena también entregada, pues ha hecho que ha sido un poquito más difícil resistirme a las emociones", admitía.