Iglesias Villanueva muestra una tarjeta durante el Eibar - Alavés
Iglesias Villanueva muestra una tarjeta durante el Eibar - Alavés EFE

El Eibar – Alavés, que ha acabado en victoria por 2-1 para el equipo entrenado por José Luis Mendilibar, ha sido el encuentro de lo que va de temporada en la liga española con mayor presencia del VAR, cuestión que no habrá gustado al entrenador del conjunto armero, que ya ha criticado en varias ocasiones el videoarbitraje.

En un encuentro que ha durado 100 minutos debido a los cinco minutos de descuento que se han añadido en cada una de las partes, después de que el colegiado haya revisado varias acciones dudosas.

La primera de ellas fue el 0-1, obra del Alavés, en una jugada en la que Manu García cabeceó una falta botada por Jony. Un compañero estaba en fuera de juego, pero no él, así que el tanto subió el marcador. Poco después, el línea señaló un fuera de juego a Borja Bastón que no parecía. La jugada acabó en gol, pero no pudo ser revisada por el VAR por este motivo.

La siguiente acción que marcó el encuentro fue la expulsión de Duarte. En un principio, Iglesias Villanueva decretó penalti sobre Jordán y amarilla para el lateral, pero tras revisar la acción, la jugada se señaló fuera del área y se expulsó al '3' del Eibar.

En la segunda mitad, el VAR volvió a intervenir para expulsar a Pablo De Blasis. El jugador argentino le propinó un tremendo pisotón a Vigaray, y el colegiado le expulsó tras revisar la acción. Lo más curioso fue que el del Eibar, además, recibió una amarilla justo cuando el colegiado miraba la jugada en la pantalla, al acercarse a hablar con él. Un partido de lo más accidentado.