Concentración por 'Jimmy'
Concentración por 'Jimmy' en el Madrid Río. EP

La trágica muerte del ertzaina en Bilbao tras la batalla campal producida en los alrededores de San Mamés entre ultras del Athletic de Bilbao y el Spartak de Moscú eleva el número de muertos de la lista negra del fútbol español a 13 desde 1982. ¿Los motivos? La ideología, los colores... o simplemente la violencia como forma de vida.

1982, José Gómez Rodríguez. Falleció el 31 de octubre de ese año como consecuencia de una trifulca entre aficionados en Pallejà (Barcelona). Un grupo de jugadores se abalanzaron sobre él por una discusión con el portero rival. Rodríguez era vicecónsul de Suecia en Benidorm. 

1984, Manuel Luque Castillejo. Los golpes que recibió al mediar en una discusión en un partido de alevines en Córdoba causaron la muerte de este policía nacional.

1985, Luis Montero Domínguez. El impacto de una bengala acabó con la vida de este hombre de  56 años durante el encuentro Cádiz-Castellón.

1990, Florentino Dueñas. Árbitro de categoría regional. Murió cuando un policía jubilado abrió fuego contra él durante el partido Motril B-Calahonda.

1991, Frédéric Rouquier. Un grupo de skinheads de los Boioxos Nois, ultras del Barcelona, asestaron varios navajazos a este hincha francés del Espanyol. Ocurrió un 14 de enero después del partido Espanyol-Sporting.

1991, Eufrasio Alcázar. Al grito de "maldito indio", cuatro seguidores del Real Madrid rodearon en la boca de metro Santiago Bernábeu a Alcázar, de 23 años e hincha del Atlético. Murió a causa de una herida de arma blanca de 15 centímetros de profundidad.

1992, Guillermo Alfonso Lázaro. El muerto más joven de la lista negra del fútbol español tenía 13 años cuando perdió la vida. Le acompañaban sus padres y su hermano en Sarrià (Barcelona) para presenciar un encuentro entre el Espanyol y el Cádiz el 15 de marzo de 1992. Cuando los jugadores saltaron al campo, una bengala floja desde el otro lado del campo se incrustó en su pecho. Era la primera vez que acudía al barrio barcelonés.   

1994, Emiliano López Prada. Estudiante de segundo de Derecho y socio del Deportivo. Fue al celebrar el gol del Atlético frente al Barça lo que provocó que un cliente del bar en el que se encontraba le asestara dos puñaladas. Huyó después de la agresión mortal. 

1998, Aitor Zabaleta. Seguidor de la Real Sociedad, Zabaleta falleció a los 28 años en los alrededores del Vicente Calderón apuñalado por un ultra del Atleti, Ricardo Guerra. El joven se convirtió entonces en un icono de la afición realista y por ello el club ha tomado la decisión de nombrar la nueva grada de un fondo su con su nombre.

2003, Manuel Ríos Suárez. De 31 años y aficionado del Deportivo, falleció después de una paliza tras el partido de Copa del Rey que enfrentó al Compostela y al Deportivo en el estadio San Lázaro.

2012, Íñigo Cabacas. Este aficionado del Athletic recibió el impacto de una pelota de goma lanzada por parte de la Ertzaintza en los enfrentamientos después del partido Athletic-Schalke de Liga de Campeones, lo que causó su muerte.

2014, Francisco Romero Taboada, alias Jimmy. El 30 de noviembre de 2014, un hombre de 43 años y seguidor del Deportivo murió a consecuencia de los golpes recibidos en una pelea entre aficionados radicales del Atlético (Frente Atlético) y del equipo gallego (Riazor Blues), que se produjo en el entorno de Madrid Río, cerca del Vicente Calderón. La reyerta se saldó con 10 heridos, entre ellos una policía nacional. El fallecido fue Francisco Romero Taboada, alias Jimmy, natural de A Coruña.