Rodrigo y Soler
Rodrigo y Carlos Soler celebran un gol del Valencia. EFE

El Real Valladolid-Valencia que acabó con victoria ché por 0-2 y su clasificación para la próxima Champions League está siendo vigilado con lupa. De hecho, según 'Espejo Público', las sospechas de amaño de este partido son las que hicieron decidirse a la Policía para arrancar la 'Operación Oikos'.

En los dos tantos, hay fallos clamorosos de la defensa. El primero, obra de Carlos Soler, llega después de una pérdida de balón relativamente fácil de un central, que se ve superado por la presión del ataque valencianista.

En el segundo, marcado por Rodrigo, es una cesión del portero sobre el otro central el que permite al atacante valencianista hacer el segundo gol del encuentro y, a la postre, la victoria.

El Valladolid, ante las miradas que dirigían hacia ellos, ha emitido un comunicado en el que se desvincula de todo tipo de sospechas.