Sissoko, del Tottenham
Sissoko, en una acción con el jugador del City Ilkay Guendogan. EFE

El partido de locura entre Manchester City y Tottenham de los cuartos de final de la Champions terminó 4-3, aunque el tanto de Sterling en el último minuto del descuento, que fue anulado por el VAR, hizo temer a más de uno que los Spurs quedarían eliminados.

El jugador del Tottenham Sissoko fue uno de ellos, ya que su disgusto le hizo abandonar el campo y no se enteró de que el gol fue anulado. El jugador se lesionó en la primera mitad y no aguantó el desenlace del partido en el banquillo, por lo que se retiró al vestuario sin saber que su equipo estaba clasificado para la siguiente ronda.

"Con el 5-3 me fui directamente al vestuario. Estaba solo, y nadie me acompañaba. En mi cabeza estaba que nos habían eliminado. Luego un miembro del equipo entró y dijo 'increíble, lo hemos conseguido'. Le pregunté que qué habíamos conseguido, y me dijo que habían anulado el gol", reconoció a L'Équipe.

El estado de ánimo del futbolista dio un vuelco: "Me puse la camiseta y salí a celebrar con mis compañeros un momento histórico", afirmó.