El Sevilla se ha llevado el gran derbi andaluz (3-2), en una noche frenética y llena de emoción, en la que el equipo local ha estado más acertado en el remate, lo que ha marcado la diferencia en el marcador.

Jesé estuvo muy poco acertado con la portería rival, y esto lo aprovecharon los locales para hacer el 1-0 a través de Munir. Nada más arrancar la segunda mitad, Lo Celso puso el empate a uno, pero la reacción del Sevilla no se hizo esperar.

Con dos goles seguidos nada más empatar el cuadro bético, obra de Sarabia y de Franco Vázquez, el Sevilla abrió una brecha de dos goles en el marcador, y aunque Tello lo coloreó con un excelente gol de falta directa, finalmente el triunfo fue para el equipo de Caparrós.