Serena Williams
La estadounidense Serena Williams devuelve la pelota a la letona Anastasija Sevastova, en el primer partido de semifinales del Abierto de Tenis de Estados Unidos. JASON SZENES / EFE

La estadounidense Serena Williams jugará su novena final del US Open tras batir con contundencia a la letona Anastasija Sevastova en dos sets, 6-3 y 6-0.

En la pista central de Flushing Meadows, el Arthur Ashe Stadium, Williams realizó una demostración de buen tenis, fuerza y agresividad ante una Sevastova que poco pudo hacer por frenar a la jugadora más en forma del circuito.

Ahora Williams se enfrentará a la japonesa Naomi Osaka, que hizo historia al vencer por 6-2 y 6-4 a la local Madison Keys.

La letona Sevastova plantó cara en los primeros juegos del primer set, en un arranque igualado que parecía pronosticar todo lo contrario de lo que al final sucedió, con un primer set que finalmente se saldó en un 6-3.

Williams apretó aún más el acelerador, como si quisiese ganar ya la final, y movió a Sevastova a lado y lado de la pista con bolas profundas, a lo que añadió un plus de agresividad subiendo a la red para no alargar cada juego.

Ya nada más empezar el segundo set, Williams, que volvía a lucir un vestido deportivo color lavanda con tutú, rompió el saque de la letona con contundencia, y fue un no parar de golpes ganadores de todo tipo hasta llegar al 6-0.

"Increíble tras tener un bebé"

Al finalizar el partido, Serena Williams, que fue madre hace un año, ha admitido que es "increíble volver a jugar una final tras tener el bebé".

"Estoy muy agradecida a este deporte, no importa lo que pasa en cada partido, hay que continuar hacia adelante porque esto acaba de empezar, hace solo dos meses que volví. Solo es el principio", manifestó Williams, en un discurso muy acorde a las ganas de ganar demostradas este jueves en el Corona Park

Williams, que prácticamente llenó la pista central de Flushing Meadows, aseguró que el público le ha ayudado a mejorar en los partidos, por lo que se siente en deuda con él y quiere "dar lo mejor" a los aficionados.

La tenista estadounidense, preguntada por cómo va a intentar ganar la final, recordó que ya jugó 31 finales —Williams es una veterana que en 20 días cumplirá 37 años— y sabe cómo tiene que hacerlo. De hecho ya tiene en sus vitrinas 23 Grand Slams. Solo con que juegue como hoy ya tiene muchas opciones de hacerse con el trofeo.