Carla Suárez
Carla Suárez, en el Abierto de EE UU. EFE

Madison Keys, sin jugar un buen tenis, fue superior a la española Carla Suárez (30), que sucumbió ante la estadounidense y se despidió del Abierto de Estados Unidos en cuartos de final, su techo hasta ahora.

La canaria, además de la derrota, se lleva un recuerdo amargo del público del torneo norteamericano, que estuvo todo el partido con un continuo murmullo.

"Es una falta de respeto es que estemos jugando y haya gente yendo a sentarse o caminando por ahí. Ha habido un momento en el que le he dicho a ella (Keys) 'vamos a jugar, porque si tengo que esperar a que se siente todo el mundo, no jugamos'. Eso es peor que el ruido. Entiendo que el horario va un poco justo entre un partido y otro, pero es mejor retrasarlos media hora hasta que entre toda la gente", dice la canaria en declaraciones que recoge el diario As.

"Te la estás jugando en cuartos y la gente está pasándoselo bien por ahí, que lo hagan, pero entre punto y punto", argumenta Carla, que asegura que en los anteriores partidos no había tenido problemas y que en este se quejó al árbitro: "Me dijo que cuando la pista no esta llena a veces se nota más y ya está. Me quejé dos o tres veces y podría haberlo hecho mil, en todos los puntos que jugué. El ruido era malo también para Madison), claro. Me sabe mal porque no disfruté de la noche, pero es lo que había desde el primer minuto hasta el último".