Torneo Internacional de Santander
El pivot de la selección española de baloncesto, Pau Gasol, intenta encestar ante la defensa de los jugadores de Senegal, Gorgui Sy Dieng y Pape A. Badji. Esteban Cobo / EFE

La selección española de baloncesto se impuso en el Torneo Internacional de Santander al vencer a Senegal (96-49), en un encuentro, el tercero de preparación de cara al Eurobasket, en el que mostró mayor solidez defensiva y más acierto desde el tiro exterior que en los partidos frente a Bélgica y Polonia.

España ofreció su mejor versión ante una selección de Senegal que, aunque durante los primeros compases opuso cierta resistencia, se fue diluyendo con el paso de los minutos.

Senegal, que como se esperaba se mostró como un equipo muy atlético, comenzó el partido con un parcial de 6-0 gracias a dos triples consecutivos, imponiendo su poderío físico también debajo del aro en defensa.

Sin embargo, tras el susto inicial, poco le duró la alegría al conjunto africano ya que en España apareció un enchufadísimo Rudy Fernández que, en apenas cuatro minutos, logró 8 puntos, incluidos dos triples.

La remontada española estuvo también acompañada de una mayor intensidad defensiva y del acierto en el tiro exterior de San Emeterio y Mirotic, hasta lograr un parcial de 26-14 al término del primer cuarto.

El segundo cuarto se inició con una tónica similar al primero, con un parcial de 5-0 para Senegal, pero, en esta ocasión, la figura anotadora de Pau Gasol neutralizó rápido la racha senegalesa.

Los hombres de Scariolo continuaban mostrando gran acierto desde el perímetro; además, la selección africana se cargó muy pronto de faltas personales, lo que permitió también a España ir ampliando su ventaja poco a poco desde la línea de tiro libre, con un acierto del 100%, para llegar al descanso 21 puntos arriba (48-27).

Tras la reanudación, Senegal pareció desaparecer definitivamente y España siguió apretando el acelerador, destacando Pau Gasol y Rudy Fernández, en ataque, y Felipe Reyes con su habitual trabajo en el poste bajo.

Con una ventaja de 34 puntos, y el partido sentenciado, comenzó el último y definitivo cuarto, en el que Scariolo aprovechó para dar minutos a todos los jugadores y probar variantes tácticas, mientras que Senegal intentó maquillar el marcador, sin lograrlo con mucho éxito ya que el resultado final fue un abultado 96-49.