Saúl Ñíguez
Saúl Ñíguez, en el Inglaterra-Espana de la UEFA Nations League. EFE

El partido contra Inglaterra no era sólo el estreno de la Selección española en una nueva competición, la UEFA Nations League. Era también el debut de Luis Enrique, el inicio de una era incierta tras la decepción del Mundial de Rusia 2018 y la retirada de tres pesos pesados del equipo: Iniesta, Piqué y Silva.

En este contexto, la victoria (1-2) en Wembley deparó una figura emergente: Saúl Ñíguez, que formó parte de la expedición de Julen Lopetegui a Krasnodar pero no tuvo ninguna oportunidad con su sustituto de emergencia, Fernando Hierro. Ni un minuto tuvo el centrocampista del Atlético de Madrid en los cuatro partidos (uno de ellos con prórroga) que España disputó en el torneo. “Le di muchas vueltas [a lo de no jugar] el pasado verano”, admite, “pero ahora no es momento de hablar de eso porque no importa. Aunque no jugué, viví una experiencia inolvidable, era mi primer Mundial”.

Ante Inglaterra, Saúl marcó el gol del empate. Apenas habían pasado dos minutos desde el tanto inicial de Rashford, por lo que sirvió para espantar fantasmas que el resultado podía agitar. “El seleccionador me pidió que sea yo mismo, el jugador que trabaja mucho para el equipo, con llegada al área”, explicó el jugador tras la victoria ante Inglaterra. Él ahora confiesa sentirse “importante” con su rol en el equipo.

Técnica y despliegue físico

Al margen del tanto, Saúl firmó un partido muy completo, en el que lució su mayor virtud: la mezcla de técnica y despliegue físico, con mucha llegada, que le convierte en un jugador diferente, y muy distinto al centrocampista que ha marcado la última década en la Selección. Un modelo nuevo, exuberante, para ampliar el catálogo en la zona ancha. Una pieza clave para la “evolución” del estilo que persigue Luis Enrique: “Saúl me gusta mucho. Aúna mucha calidad técnica, con físico y una gran personalidad".

“No sé lo que pasará en el futuro, pero Xavi e Iniesta son historia de nuestra Selección y nos han hecho ser los mejores del Mundo. Lo que viene es otro tipo de jugador, pero la filosofía que marcaron ellos dos con Luis Aragonés fue el principio de una época. Será difícil repetir lo que hicieron, pero intentaremos ganar algún título”, dijo este domingo en su Elche natal, donde España recibirá el martes a Croacia.