El Liverpool celebra un gol.
El Liverpool celebra un gol. EFE

Todo es felicidad en el Liverpool, que cierra la primera mitad de campeonato como líder de la Premier League, con una renta de 7 puntos sobre el Manchester City, segundo clasificado. Con 54 puntos tras 20 jornadas, el equipo de Jürgen Klopp está mostrándose como el gran candidato a hacerse con el título.

A ese gran rendimiento en lo deportivo hay que sumar que el equipo muestra una armonía tremenda -no cabe duda de que una cuestión está relacionada con la otra-, y gestos como el que tuvo Salah con Roberto Firmino lo dejan, si cabe, más claro.

El egipcio, habitual lanzador de penaltis y que pelea por el galardón de máximo goleador de la competición, le dejó lanzar uno a Roberto Firmino frente al Arsenal para que el brasileño pudiera completar un hat trick, algo que encandiló a Jürgen Klopp: "Cuando Mo Salah dio el penalti a Bobby (Firmino), casi lloré porque todos sabemos lo mucho que quiere Mo marcar goles. Fue realmente bonito", dijo el alemán.

Para completar el detalle, el crack africano tuvo un bonito gesto en las redes sociales, felicitando a su compañero por sus tres goles ante el equipo gunner.